Luego de su primera práctica al frente de Cruz Azul, el técnico Tomás Boy resaltó que es un honor tomar este nuevo desafío de sacar adelante el equipo, al tiempo que dejó en claro que las diferencias con algunos jugadores quedaron atrás.“Cuando un equipo como Cruz Azul te invita a trabajar es un honor y un gran desafío. Me convenció la grandeza del equipo, fue difícil decir que no, pues es un grupo muy fuerte, hay calidad, experiencia y personalidad, eso es lo que se va a poner, en esencia”.

Por otra parte, se refirió a la situación que vivió con algunos de sus ahora jugadores hace casi cinco años en una liguilla disputada en Morelia, donde todo terminó en bronca por su eliminación en la que insultó a Jesús Corona.

“No estoy arrepentido de lo que hice, puede ser por la forma en que lo manejé, pero no estoy arrepentido de lo que hice porque en ese momento respondía la calentura. Íbamos a llegar a una final con el Morelia, imagínate, y luego ganarle a Cruz Azul que era un equipazo en ese momento”, dijo.

En conferencia de prensa en La Noria, insistió en que “no soy rencoroso” y dejó dirimido el asunto que se vivió en aquel entonces con jugadores como Corona, Fausto Pinto y Christian Giménez, y enfatizó que ahora trabajará para bien del club.

Por otro lado y dada la situación por la que atraviesa el cuadro “celeste” en el presente campeonato, el llamado “Jefe” Boy no promete que puedan estar en la liguilla, pues hay varios factores que de momento complican esa posibilidad.

“Es difícil responder a eso porque aunque está cerca tiene que haber un funcionamiento, una reacción. Una plantilla con tantos buenos jugadores no es tan difícil de integrarse, creo que estas situaciones provocaron problemas al técnico anterior”, expuso.

NTX