La Corte de Apelaciones en Estados Unidos ha decidido restablecer el castigo de cuatro partidos al quarterback de los Patriotas, Tom Brady; lo anterior, por el escándalo de balones desinflados (Deflategate) en el Juego de Campeonato de la Conferencia Americana ante Indianápolis hace dos temporadas.

La suspensión para Brady había sido nulificada por el juez de distrito, Richard Berman, pero la Liga decidió seguir peleando el caso.

En la resolución de este día se afirma que “el comisionado de la NFL ejerció propiamente toda su discreción bajo el Acuerdo Colectivo y sus procedimientos fueron adecuados”. Se establece que en el caso “no se le quitó a Brady la más elemental justicia”.

Brady se perderá los partidos ante Arizona, Miami, Houston y Buffalo.