El viernes, durante el primer juego de la serie entre Vaqueros Laguna y Diablos Rojos del México, Leo Heras acaparó los reflectores tras robarse el home en la octava entrada. La genialidad del outfielder se tradujo en la carrera de la victoria para los de casa que vinieron de atrás en el juego hasta empatar la pizarra a ocho carreras por novena.

“Para mí, el héroe fue Eliezer Alfonzo, si él no hubiera dado los dos jonrones, no hubiera pasado lo demás, hubo varios factores para que se pudieran dar las cosas”, comenta el outfielder sobre el par de vuelacercas que atizó el catcher venezolano en la velada; el segundo, empató el score en la séptima entrada.

En la octava, vino la espectacular jugada del originario de Tecate, Baja California.

“No lo pensé, solo lo hice. Le dije a Héctor Estrada que iba a dar unos pasos para ver si provocaba un balk, pero me di cuenta de que el pitcher tenía la mirada abajo. Talvez si lo hubiera pensado no me voy a robarlo, lo decidí en el momento, el pitcher no levantaba la cabeza y, aunque todo estaba en mi contra, porque era un bateador zurdo, un pitcher zurdo y el catcher me tenía completamente de frente, decidí irme y que pasara lo que tuviera que pasar”, recuerda Heras.

“Es el tipo de juego que me gusta. Estábamos batallando mucho para anotar, yo tuve casa llena sin out y me poncharon, vino Hankerd y dio fly, con casa llena sin out y con un out, no anotamos, estábamos batallando mucho, sabía que si me ponían out me iban a matar, pero qué bueno que las cosas salieron bien y que pudimos ganar”, agrega.

Heras revolucionó la maquinaria roja en la parte final del juego y rubricó el triunfo al clásico estilo de Diablos Rojos del México.

“Este equipo tiene mucha gente joven, que corre mucho y es lo que a mí me gusta, trato de inyectar que los jóvenes demos una rola o un fly y corramos fuerte, que nos robemos bases; ése es el beisbol de verdad que aquí en México hemos dejado de hacer, ojalá que este equipo sea la excepción y haga esas cosas que se han dejado”, recalca el jardinero.

Desde su llegada a Diablos Rojos del México, Heras suma una docena de imparables –tres jonrones incluidos–, seis carreras remolcadas al plato y promedio de bateo de .267.

El veloz jugador bajacaliforniano se ha estafado siete almohadillas en la campaña hasta ahora y es tercero de la LMB en este renglón, empatado con Christian Zazueta (Saltillo). Está a tres robos del líder Nyjer Morgan (10), de Puebla, y a uno del sublíder Chris Roberson (8), de Monterrey.

“No lo hago todos los días (robar el home), yo mismo estoy sorprendido por lo que pasó; cuando terminó el juego llamé a mi casa, hablé con mis papás y estaban muy contentos. Pasa mucho tiempo para que se vean estas jugadas y yo creo que ya no lo voy a hacer, porque ahora voy a estar en tercera y los pitchers ya no me van a quitar la vista de encima, qué bueno que se hizo cuando era el momento, no con un juego abierto, y qué bueno que fue para ganar”, finaliza Leo.

Luego de la semana de actividad en el Estadio Fray Nano, Diablos Rojos del México (13-13) visita a Saraperos de Saltillo (14-12) en el Estadio Francisco I. Madero, a partir de este martes.

La probable rotación abridora del manager José Luis ‘Borrego Sandoval está integrada por Marco Duarte (0-3, 7.52), Juan Pablo Oramas (0-1, 6.94) y David Reyes (3-0, 4.91).