Tigres volvió a dar el “zarpazo” en casa por 8-7 y ahora Acereros viajará a Monclova para intentar recuperarse y recortar distancia de dos derrotas en la Serie del Rey, que ayer disputó el segundo juego del campeonato nacional.

Los felinos se hicieron fuertes en el Beto Ávila, después de sorprender a sus rivales en el primer juego y el segundo parecía que la historia sería diferente, Acereros salió convencido de que por lo menos tenía que empatar el duelo para llegar a casa más cómodos.

Sin embargo, en Quintana Roo nada es seguro porque el abridor José Pablo Oyervidez mantuvo los controles durante los primeros cinco rollos para que la ofensiva de Acereros pudiera colocarse 5-1, pero en el sexto se le acabó la inspiración y vino una remontada casi épica de los Tigres.

Y, siete carreras en el fondo de la sexta entrada le dieron color y forma para revivir a los locales con la remontada que prácticamente selló el destino de Acereros, que cuenta con seis derrotas en finales y, por consiguiente, los amantes de las estadísticas les auguran un destino poco favorable.

Empero, Monclova no tiró la toalla y, con tiempo todavía por delante, se acercó en el séptimo rollo gracias a un sencillo José Julio Ruiz al jardín derecho, lo que ocasionó la remolcada de Flavio Romero y puso mayor emoción al juego.

Después. llegaron más esperanzas con otra carrera más en la apertura del octavo inning.

Pero, no hubo más y Tigres cerró con una victoria importante para trasladar este viernes la serie al estadio Monclova, donde se disputará el tercer juego y, posiblemente, Daniel Cabrera (6-3) y Josh Lowey (13-6) serán los encargados de abrir.

NOTIMEX