El tenista serbio número uno del mundo, Novak Djokovic, asistirá a los Juegos Olímpicos Río 2016 con la ilusión de conseguir la presea áurea en el modo individual, el único título que se le escapa en su trayectoria.Desde que debutó como profesional hace 13 años, “Nole” ha ganado prácticamente todo: la Copa Davis en 2010, 65 títulos de torneos de la gira mundial de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), entre los que se encuentran los cuatro Grand Slam, y una medalla olímpica, aunque no es del metal que le gustaría.

Cuando en Beijing 2008 cayó en la semifinal a manos del español Rafael Nadal, el actual tenista número uno del mundo se subió al podio luego de ganar al estadunidense James Blake en el enfrentamiento por la medalla de bronce.

Cuatro años más tarde, en los Olímpicos de Londres 2012, Djokovic se vio superado por el favorito local Andy Murray en las semifinales; sin embargo, no pudo repetir el reconocimiento del certamen anterior ya que cayó ante el argentino Juan Martín del Potro.

El fracaso en tierras británicas fue significativo debido a que el raquetista pretendía ganar las dos asignaturas pendientes en su carrera en aquel entonces, Roland Garros y los Olímpicos, pero terminó con las manos vacías.

En este 2016, Djokovic se perfila para reivindicarse: ya cumplió con la primera parte de su empresa al adueñarse del torneo en la arcilla parisiense y ahora solo espera el inicio de la contienda en las canchas de Río de Janeiro para sacarse la espina y ganar ese ansiado oro.

NTX