De origen cubano pero con el corazón ya mexicano, Yadira Silva, perseverante en el tenis de mesa ya alcanzó dos Juegos Olímpicos (Beijing 2008 y Londres 2012) y ahora ya clasificada a Río de Janeiro 2016, va por sus terceros.Silva comenzó a este deporte a los 10 años en la provincia de Mantanzas, Cuba, donde se enamoró del tenis de mesa que definiría el rumbo de su vida.

Durante un torneo en Cancún, Quintana Roo, en 2003 conoció a su esposo, quien es su actual entrenador, es mexicano y la ha apoyado para que tras ser madre y formar una familia no abandonara la disciplina.

La jugadora ostenta actualmente el ranking 130 a nivel mundial, radica en Tabasco, donde divide sus ocupaciones familiares con el plan de entrenamiento que requiere para esta cita en la que espera dar su mejor participación.

En Veracruz, consiguió el oro en singles y bronce por equipos en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, pero con los Juegos Panamericanos no tuvo tanta suerte en Guadalajara 2011, se quedó en cuartos de final y en Toronto 2015 acabó en dieciseisavos.

A sus 30 años todavía no sabe si éste será su último ciclo olímpico, por lo que quiere aprovecharlo al máximo con una buena actuación por el tenis de mesa nacional.

 

NTX