La sinaloense María del Rosario Espinoza buscará en los Juegos Olímpicos de Río 2016 convertirse en la máxima medallista que ha tenido el taekwondo en las justas veraniegas, luego de obtener el oro en Beijing 2008 y bronce en Londres 2012.Ese tercer metal sería la plata, pero la mexicana quiere ir por el máximo galardón. En la división de más de 67 kilos, la sinaloense tuvo que pelear su lugar ante su coterránea Briseida Acosta, quien no pudo con la experiencia de Espinoza y cayó 3-6.

Esa fue la segunda vez que María dejó fuera a Acosta, ya que en el selectivo a Toronto 2015 también la originaria de La Brecha salió victoriosa.

Luego de la medalla aurea en Beijing 2008, María Espinoza busca seguir con su historia, y no ha cesado en ser una de las referentes del taekwondo mexicano en la esfera mundial, y con su ánimo pausado y alejada de los distractores, trabaja a toda marcha en cada entrenamiento.

A sus 28 años de edad, la competidora ha evolucionado a la par de su deporte. Los petos electrónicos ya son prioridad en los combates que cada vez son calificados con más precisión.

Agradecida con la vida, la medallista mundial de Puebla 2013 no se siente con más jerarquía dentro de la selección nacional, sino se ve con el mismo parámetro que sus tres compañeros olímpicos.

“Trato de aconsejar a mis compañeros y con mi experiencia ayudarlos en su debut, ya que cuando más se acerca el día de la competencia, el nervio aflora”, dijo.

En los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz 2014 sumó la primera medalla de oro, luego en los Panamericanos de Toronto 2015 se quedó con la plata y todo hace suponer que en los Olímpicos de Río 2016 va por el oro.

La sinaloense está ubicada en el sitio de uno de la categoría con 372 unidades y eso le da prioridad en la llave de la justa olímpica.

 

NTX