El empresario británico David Sullivan, uno de los dueños del West Ham, se ha disculpado este miércoles con el Manchester United por los incidentes provocados por algunos de sus hinchas, que el martes por la noche apedrearon el autobús del equipo rival a su llegada al estadio de Upton Park.

Las piedras y las botellas de vidrio lanzadas por los hinchas ‘hammers’ rompieron varios de los cristales tintados del autobús del conjunto visitante, lo que obligó a retrasar 45 minutos el pitido inicial del encuentro.

“La familia del West Ham celebró con nuestras leyendas y antiguos jugadores la que fue una espectacular ceremonia en la que dijimos adiós a la que ha sido nuestra casa los últimos 112 años”, aseguró hoy Sullivan.

“Lamentablemente, las acciones de una pequeña minoría en las inmediaciones del estadio antes de que comenzara el encuentro estuvieron cerca de amargar las celebraciones. Quiero dejar claro que su actitud fue completamente inaceptable y que no representa a nuestro club y nuestros valores”, agregó el directivo.

“Cuando antes del partido me preguntaron por el incidente no estaba al corriente de los daños que había sufrido el autobús del Manchester United. Quiero pedir perdón al Manchester United por los daños causados y asegurar al club que haremos todo lo posible para localizar a los responsables y prohibirles la entrada de por vida”, señaló.

El West Ham disputó en la noche del martes frente a los ‘diablos rojos’ (victoria 3-2) el que fue el último partido en la historia del estadio de Upton Park después de 112 años de vida deportiva.

Por su parte, la Federación Inglesa de Fútbol (FA, por sus siglas en inglés) ha informado este miércoles de que investigará los hechos: “La FA condena los desagradables incidentes que se registraron en las en las inmediaciones de Boleyn Ground. Trabajaremos codo a codo con ambos clubes y con la Policía Metropolitana de Londres (MET) para investigarlo a fondo”.

La MET confirmó que cuatro agentes sufrieron heridas leves durante los incidentes que se registraron fuera y dentro del estadio y que tres personas fueron detenidas.

“Tres hombres fueron arrestados durante el partido: un hombre de 20 años bajo la sospecha de haber iniciado una pelea y dos de 57 y 18 años por haber entrado en el terreno de juego. Todos han sido llevados a una comisaría del este de Londres para ser interrogados”, informó la Policía mediante un comunicado.

 

EFE