Con superioridad el tenista local Stan Wawrinka se instaló en la final del Abierto de Ginebra, tras superar en tres parciales por 6-2, 4-6 y 6-3 a su similar checo Lukas Rosol.Con un historial de batallas de 3-0 a favor de Wawrinka, primer favorito, el penúltimo duelo del certamen se decidió en una hora y 23 minutos, en los cuales el local se hizo notoriamente más fuerte conforme avanzó el partido.

En las acciones el primer cabeza de serie mostró contundencia desde el inicio del enfrentamiento, en el cual ambos raquetistas conectaron cinco tiros aces, aunque la diferencia para superar a Rosol fue la milimétrica precisión de los golpes de Wawrinka a lo largo del tercer set, los cuales dejaron sin oportunidad a su oponente.

Para levantar el título en la última batalla del Abierto de Ginebra, el local tendrá que plantarse frente al tenista croata Marin Cilic, tercer cabeza de serie del evento.

Contra todos pronósticos Cilic obtuvo su pase tras superar con cierta facilidad al raquetista español David Ferrer, quien era segundo favorito para coronarse en tierras suizas, con dos mangas que dictaron repetidamente 7-5 y 7-5.

Por ello, el platillo más importante de la competición será el duodécimo cara a cara entre ambos deportistas, con marca favorable 9-2 para “Stan”, medallista olímpico en Beijing 2008.

NTX