El mexicano Jonathan dos Santos observó desde la banca la victoria de Villarreal 2-0 sobre Huesca, para dejar la serie global 4-3 en favor del “submarino amarillo”, el cual alcanzó los octavos de final en la Copa del Rey.

La escuadra “groguet” saltó al campo de El Madrigal obligado a revertir el marcador de 2-3 sufrido en el episodio de ida, ante un equipo de Segunda División cuyo máximo objetivo es por fin despegarse de la zona de descenso.

Para fortuna de los locales, entre Manuel Trigueros (28’) y el experimentado delantero Roberto Soldado (78’) consiguieron salvarlos de un posible adiós tempranero, el cual hubiera sido un fracaso rotundo considerando que en la edición anterior de este torneo se metieron hasta las semifinales.

Incluso, Soldado “se dio el lujo” de desperdiciar un penal al 64, apenas tres minutos después de haber ingresado al terreno de juego, pero después enmendó su pecado y fue el responsable de sentenciar la eliminatoria.

Ante la agenda apretada del Villarreal, su técnico Marcelino García Toral se animó a echar mano de varios juveniles, sobre todo cuando ya tenía el 2-0 de su lado y el pase a la ronda de los mejores 16 prácticamente en la bolsa.

Por ese mismo motivo, “Jona” esta vez no tuvo minutos ni tampoco el capitán del club, Bruno Soriano, quienes tras este reto superado regresarán “frescos” a la actividad de la Liga de España, donde se aferran a zona de puestos europeos.

Asimismo, Dos Santos se encargó de sacar la casta por la legión mexicana que milita en el balompié español, pues la víspera se marcharon por la puerta de atrás Guillermo Ochoa (Málaga), además de Carlos Vela y Diego Reyes (Real Sociedad).

NTX