El argentino Diego Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, dijo este martes que tiene la “seguridad y la certeza” de que su equipo no depende de nadie, sino de sí mismo en la lucha por la Liga a falta de cinco jornadas, y avisó de que el partido con el Athletic es “importante y determinante”.

“No soy adivino. Es muy difícil adivinar lo que puede pasar”, respondió sobre quién es el favorito para ganar el campeonato, con el Barcelona por delante por su diferencia particular en los enfrentamientos con el conjunto rojiblanco, con el Atlético en el segundo puesto y con el Real Madrid a un punto del liderato.

“Lo que tengo es la seguridad y la certeza de que no dependemos de nadie; dependemos de nosotros”, recalcó el técnico, aunque las opciones de su equipo pasan por un tropiezo del equipo azulgrana y por que el Atlético gane todos sus partidos, aunque eludió pronunciarse sobre si el que gane los quince puntos será el campeón.

“Digo lo que pienso; dependemos de nosotros”, insistió Simeone, que recordó que “nunca piensa en cinco partidos delante, así que menos ahora”, al tiempo que habló de las opiniones que sitúan al equipo como candidato a dos títulos, el de la Liga y el de la Liga de Campeones: “No nos condiciona ni nos saca de nuestra realidad”.

Logrado el pasado domingo “el objetivo importante del club”, que es nuevamente estar clasificado de forma directa para la Liga de Campeones de la próxima campaña -“nos da una alegría y una fortaleza tremenda para seguir compitiendo por lo que viene”, añadió-, Simeone enfoca al encuentro más inmediato, este miércoles ante el Athletic.

“El partido importante y determinante es mañana”, remarcó el técnico, que reiteró: “Lo único que nos interesa es resolver el partido de Bilbao. A partir de eso, otro tipo de situaciones se aleja de nuestro pensamiento y va detrás de la realidad, que lo único que importa es ganarle al Athletic”, apuntó el técnico, que ve esta jornada “clave”, pero como todas desde que comenzó la Liga.

“Nos vamos a enfrentar a un rival, el Athletic, importante, muy fuerte, que tiene muchas fortalezas desde varios lugares del campo, con muchos recambios en muchos jugadores. La presencia de Raúl García ha potenciado muchísimo su estructura. Tenemos que llevar el partido para el lado que nos haga sentirnos más cómodos”, analizó.

No desveló su elección para el once, con el francés Lucas Hernández o el montenegrino Stefan Savic para un puesto en la zaga ante la vuelta del brasileño Filipe Luis al lateral y con la baja de Gabi Fernández, por ciclo de cinco amarillas y cuyo puesto en el medio centro probablemente será cubierto por Augusto Fernández.

“Hemos pensado en él (en el pasado mercado de invierno) y él ha hecho un esfuerzo enorme para estar con nosotros, pensando en el jugador que es. Por momentos ha rendido mucho mejor, con el Barcelona hizo muy buen partido y ante el Granada entró muy bien en el partido y nos dio estabilidad”, repasó del jugador argentino.

“Nos da una buena presión hacia adelante, buen pase entre líneas, tiene pensamientos de jugador ofensivo jugando en mitad de campo y todo eso se une al compromiso que tiene con el esfuerzo. Esperamos que siga de esta manera”, prosiguió Simeone, esta mañana siguiendo el entrenamiento menos encima de lo habitual de sus futbolistas.

“Sin ninguna duda, es bueno alejarse y ver un poco desde lejos, como miran ustedes (los periodistas), con los ojos del entrenador, pero mirando al equipo cómo está, porque cuando te alejas la perspectiva es mejor”, explicó en ese sentido el técnico, que también fue preguntado por si es el líder del Atlético de Madrid.

“El liderazgo no se siente, se ejecuta. Y creo que nadie propone ser líder. El líder se da por naturaleza, porque te siguen. Creo que dentro del grupo que tenemos en el equipo hay muchos líderes y que en este momento mucho más que las palabras sirven los hechos, porque palabras hay muchas y los hechos son los que cuentan”, concluyó.

 

EFE