Luego de admitir su dopaje durante el Abierto de Australia, María Sharapova sigue pagando las consecuencias. En esta ocasión, la Organización de Naciones Unidas ha determinado que la tenista rusa ya no sea Embajadora de Buena Voluntad.

Al igual que los contratos con sus patrocinadores, la decisión de la ONU se ha tomado mientras dure la investigación para que al conocerse el resultado se pueda tomar un veredicto definitivo.

“El PNUD sigue agradecido con Maria Sharapova por su apoyo a nuestro trabajo, especialmente sobre la recuperación del desastre nuclear de Chernobil. Sin embargo, ante el reciente anuncio, la semana pasada suspendimos su rol como embajadora de buena voluntad y cualquier actividad planeada mientras continúe la investigación”, dijo un portavoz de la ONU citado por el diario The Guardian.