De seis temporadas esta será la quinta ocasión en que Sergio Pérez conduza en el trazado callejero de Mónaco, en la sexta cita de la Fórmula 1 y luego de las primeras prácticas para la carrera del domingo reconoció que siempre es un desafío volver a este lugar.Luego de que en su temporada debut de 2011 sufriera un accidente al salir del túnel, del cual no tuvo lesiones serias pero el duro golpe le hizo perder esa fecha además de Canadá, por ello “Checo” sabe y entiende los peligros que representa el angosto circuito.

“Conducir en Mónaco siempre es un gran desafío, incluso durante las sesiones de práctica, porque hay que encontrar el ritmo rápido y aumentar la velocidad con cada vuelta. Ha sido un buen día, sin problemas y hemos recogido la información que necesitamos en los tres tipos de neumáticos”, refirió.

El piloto de Force India dio poco más de 70 vueltas en las dos prácticas que abrieron este jueves el Gran Premio de Mónaco, y en ambas el mexicano tuvo registro que lo ubicaron en el octavo puesto, pero tuvieron un día de trabajo completo, con mejores condiciones por la tarde, ya que en la primera ronda el asfalto todavía estaba frío.

Básicamente el plan de hoy contempló pruebas de elementos aerodinámicos y mecánicos, así como la comprensión de los tres compuestos de neumáticos, incluyendo el nuevo neumático ultrasuave, ya que cada uno presenta sus propios desafíos en torno a esta pista.

“No estoy completamente contento con el coche todavía, así que creo que hay más por venir. Eso es lo que tenemos que analizar esta noche y mañana para asegurarnos de que me sienta totalmente bien con el coche, lo cual es especialmente importante aquí”, dijo Pérez.

NTX