Nada detiene a la número uno del mundo Serena Williams en su camino por alcanzar de nuevo la final del Abierto de Estados Unidos y con su triunfo por 6-2, 4-6 y 6-3 se impuso ante la rumana Simona Halep, quinta favorito, para repetir semifinal en el último torneo de Grand Slam.

La hermana mayor de las Williams, que llegó a las 309 victorias en los torneos de Grand Slam, dos más que las conseguidas por el legendario suizo Roger Federer, una vez más no fue la que jugó el mejor tenis, pero si la que tuvo el doble de fuerza física, especialmente con su saque, mientras que Halep hizo el tenis más técnico e inteligente.

De esta manera la historia se repitió una vez más, Serena, de 34 años, mostró sus debilidades técnicas en la manera como golpea la pelota y los errores no forzados que cometió, pero todo lo suple con esa fuerza descomunal que aun posee y que es la que hace la gran diferencia con el resto.

La menor de las Williams por primera vez en lo que va de torneo cedió un set y pudo perder el partido, pero cuando el poder físico la salvó en el tercero y decisivo del partido de cuartos de final que duró dos horas y 14 minutos.

La victoria fue la octava que Williams ha conseguido en los nueve enfrentamientos que han tenido ambas como profesionales y le aseguró el pase a las semifinales del Abierto de Estados Unidos por octava vez, mientras busca el séptimo título.

El penúltimo escollo a superar de cara a lograr ese objetivo es la checa Karolina Pliskova, décima cabeza de serie, que ganó con más facilidad su partido de cuartos al imponerse por 6-2 y 6-2 a la joven croata de 18 años, Ana Konjuh, la número 92 del mundo, y alcanzar sus primeras semifinales de un Grand Slam.

El duelo entre Serena Williams y Pliskova será el segundo que disputen después que el primero lo tuvieron en el 2014 en los octavos de final del torneo de Stanford con victoria de la tenista estadounidense por 7-5 y 6-2.

“Ahora estoy feliz por haber alcanzado de nuevo las semifinales tener una victoria más y sentir muy bien con el nivel de mi tenis que he desarrollado en la pista”, declaró la hermana menor de las Williams. “Pero tampoco quiero confiarme y me suceda lo del año pasado cuando caí eliminada ante Roberta Vinci”.

Williams admitió que tenía la lección bien aprendida y que buscaría en el próximo partido tener el máximo de concentración como ha hecho hasta ahora.

Halep, subcampeona del Abierto de Francia de 2014 y quinta cabeza de serie en Nueva York, levantó 12 bolas de quiebre en el segundo set para estirar el partido a un tercer parcial.

Pero Williams capitalizó la única oportunidad de quiebre que iba a disponer – o necesitar – en el set decisivo para irse arriba 3-1. La tenista estadounidense aportó 18 aces, con cuatro dobles faltas por 1 y 5, respectivamente, de Halep.

Serena Williams también se impuso 50-20 en la cuenta de golpes ganadores y se llevó el punto en 26 de sus 32 subidas a la red, otra de las facetas del juego que dominó.

Ahora la hermana menor de las Williams está más cerca de alcanzar lo que sería su séptimo titulo del Abierto de Estados Unidos y el 23 en torneos de Grand Slam, ambas nuevas marca en la historia de la era de “Open” que se inició en 1968.

Hace un año en las semifinales, el empeño de Williams por monopolizar los cuatro grandes en la misma temporada se derrumbó con una inesperada derrota ante la italiana Roberta Vinci, quien no figura dentro de las preclasificadas.

Williams, máxima preclasificada, mantuvo su saque en 37 juegos seguidos en las últimas dos semanas hasta que Halep se lo rompió para acercarse 3-2 en el primer parcial.

Pero Williams arrasó en el resto de esa manga con su juego de poder físico, golpes de derecha y de revés que no tuvieron respuesta por parte de Halep, que quiso y no pudo, como siempre es la situación por la que pasan las rivales de la número uno del mundo.

Halep opuso resistencia en el segundo, adelantándose 3-1. Lo hizo con un gran despliegue de tenacidad al neutralizar siete bolas de quiebre.

Cerrar el parcial a su favor precisó de enorme determinación y espíritu de lucha al levatar otras cinco bolas de rotura antes de concretar su quinto punto para set, pero eso fue todo lo que pudo conseguir Halep ante el poder físico de Williams.

La primera semifinal femenina, que se jugará mañana, jueves, tendrá como protagonistas a la alemana Angelique Kerber, segunda cabeza de serie, ante la danesa Caroline Wozniacki, dos veces semifinalista del torneo, pero ahora se encuentra en el puesto número 74 de la clasficiación mundial.

Sin embargo, Wozniacki, en los 12 duelos que ambas tenistas han protagonizado como profesional, tiene ventaja de 7-5 y ahora quiere seguir por el mismo camino de la victoria.

 

EFE