La estadounidense Serena Williams se aseguró un sitio en la final del Abierto de Australia al ganar en la primera semifinal a la polaca Agnieszka Radwanska.

Williams, número uno mundial y defensora del título, necesitó de poco más de una hora de partido para adjudicarse el triunfo por 6-0 y 6-4 en la Rod Laver Arena del Melbourne Park.

La menor de las hermanas Williams comenzó el partido arrasando y, en tan solo 20 minutos y con 24 golpes ganadores por siete de su rival, ya se había adjudicado el primer set dejando a cero a la polaca, cuarta favorita.

En la segunda manga, Radwanska, verdugo de la española Carla Suárez en cuartos de final, dejó claro que no iba a poner las cosas tan fáciles a la estadounidense y ganó el primer punto al asegurar su turno de saque. Consiguió adelantarse en el 3-4 tras romper el servicio de Serena en el 3-3, pero la estadounidense tomó de nuevo el control y puso fin al partido con un 6-4.

Williams logró ocho saques directos en la segunda manga y cometió una única doble falta.

La tenista estadounidense de 34 años ha ganado las seis finales del Abierto de Australia que ha disputado -2003, 2005, 2007, 2009, 2010 y 2015-, y tratará de revalidar el título en esta ocasión ante la alemana Angelique Kerber.

 

EFE