El camino que debe recorrer la CONCACAF para dejar atrás los actos de corrupción en que se vieron involucrados muchos de sus dirigentes será muy largo, reconoció el recién elegido presidente de este organismo, Víctor Montagliani.”Pasamos las reformas en febrero, empezamos a limpiar, pero sabemos que esta limpieza no es algo que pasará en uno o dos días, necesitamos trabajar, tenemos estatutos, reglamentos que nos van a ayudar, pero sabemos que el futbol es de jugadores, el futbol también es de la gente”, dijo.

En su primera conferencia de prensa como jerarca de la Confederación Norte Centroamericana y del Caribe de Futbol, manifestó que “mucho de lo que pasó sucedió fuera de la CONCACAF”.

“Muchas de esas cosas que pasaron se dio por personas que no tenían integridad y no se puede eliminar al cien por ciento esa posibilidad, pero con estos nuevos estatutos y nueva cultura tendremos más posibilidad de éxito para que no se repita. Necesitamos ser muy estrictos con el dinero”, externó.

Destacó que uno de los objetivos de su mandato es el del desarrollo del futbol en los países más atrasados, algo que buscarán hacer con el respaldo de las naciones de más jerarquía.

“Países como México, debe ayudar, la obligación moral de ayudar a otro país, vamos a empezar un centro de excelencia en México, con los entrenadores y árbitros del Caribe y Canadá, porque sabemos que México es uno de los países más importantes del mundo, y con esto vamos a crear una cultura que ayudará a otros países a crecer”, acotó.

Explicó que se debe dar esperanza a todos los representativos del área y que por ello se busca aumentar de 12 a 16 los equipos que participen en la Copa Oro.

“Necesitamos que los otros países tengan esperanza e ilusión por ganar una Copa Oro y eso es muy importante”, sentenció.

NTX