Luego de los actos violentos ocurridos el 23 de abril pasado al final del partido entre Santos Laguna y Tigres de la UANL, la directiva del cuadro lagunero tomó medidas se seguridad para evitar este tipo de situacionesLa directiva indicó en un comunicado que entre las medidas está el lanzamiento de la campaña “Futbol y Paz”, que se utilizará de forma permanente, con el objetivo de invitar a los asistentes al estadio a tener un buen comportamiento y respetarse asimismo.

También dio a conocer que el sobre nombre del estadio ya no será Estadio Corona, sino que partir de este viernes se llamará “El Templo del Desierto”, nombre que será develado por el ex arquero y emblema del conjunto lagunero, Oswaldo Sánchez.

Destacó que se contó con el apoyo de las autoridades municipales y estatales para sentar un precedente en la aplicación de la Ley de Cultura Física y Deporte del estado de Coahuila y se consignó a prisión preventiva de dos meses a los responsables de los actos y con penas que pueden llegar hasta los 10 años.

NTX/