El tenista mexicano Santiago González cerró por todo lo alto su preparación rumbo al Abierto de Australia, toda vez que se proclamó campeón del Challenger de Canberra en compañía del polaco Mariusz Fyrstenberg.

La mancuerna del veracruzano y el europeo cumplió con los pronósticos como primera de la siembra y en la definición dio cuenta de los locales Maverick Banes y Jarryd Chaplin por parciales de 7-6 (7/3) y 6-3; así pues, recibirán 90 puntos para el ranking mundial de dobles y cuatro mil 650 dólares a dividirse.

Al cabo de una hora y 10 minutos de actividad sobre la pista de la capital australiana, González Torre y su compañero volvieron a cubrirse de gloria, así como ocurrió la temporada pasada en Memphis, aunque ése era un evento de categoría 250 en el calendario de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP).

El cotejo para los máximos favoritos empezó con angustia, pues apenas en el “game” inicial tuvieron que levantar un punto de quiebre, pero a final de cuentas se salieron con la suya en el desempate.

Ya con la pizarra de su lado, el cordobés y el zurdo de Varsovia enfrentaron nuevamente una situación límite con su servicio, pero volvieron a revertirla con éxito.

Para el octavo juego de la segunda manga, ellos no perdonaron y consumaron la única chance de “break” que fabricaron durante todo el partido; y después, con su saque, finiquitaron la consagración.

Pese al buen torneo en Canberra, esta dupla no unirá fuerzas en Melbourne, pues el mexicano se aliará con el austriaco Julian Knowle, en tanto Fyrstenberg jugará con su compatriota Jerzy Janowicz.

NOTIMEX