El seleccionador de Chile, Jorge Sampaoli, defendió hoy a Arturo Vidal de las acusaciones de haber cometido un nuevo acto de indisciplina y fustigó las filtraciones a la prensa que supuestamente cometieron algunos futbolistas de la selección chilena.

Sampaoli compareció ante los medios de comunicación en la víspera del amistoso contra Paraguay, pero la rueda de prensa se centró casi exclusivamente en la última polémica del jugador del Bayern Múnich, que fue liberado a comienzos de semana.

El técnico argentino explicó que habló con el futbolista el martes por la mañana y éste le pidió permiso para regresar a Alemania con el fin de solucionar unos problemas personales.

“Arturo llegó después de su día libre y me dijo que tenía inconvenientes personales. Entendí que si un jugador que no está cien por cien para pensar en la selección, lo más lógico era liberarlo”, señaló Sampaoli.

El seleccionador descartó otra versión de los hechos que ha aparecido en la prensa, según la cual Vidal estuvo en un casino hasta la madrugada del martes y regresó a la concentración en estado de ebriedad.

El diario El Mercurio dijo haber corroborado esta versión con el testimonio de tres jugadores de la Roja, una situación que, dijo Sampaoli, le preocupa por los efectos que pueda tener en el vestuario.

El argentino aseguró que no percibió que Vidal llegara en malas condiciones a la concentración, aunque precisó que él no recibe a los jugadores cuando arriban al complejo deportivo Juan Pinto Durán.

En el aspecto futbolístico, el técnico reconoció que convocó para el amistoso ante Paraguay a los futbolistas que ganaron la Copa América para que reciban el cariño de los hinchas, aunque de cara a la fase de clasificación al Mundial de Rusia 2018, que empieza en octubre, puede haber cambios. EFE