Rubens Sambueza y Darwin Quintero dieron conferencia de prensa juntos en América para exhibir que todo internamente está bien, que la indisciplina es cosa del pasado del Torneo Apertura 2015 y el mundial de Clubes de Tokio.”Se habló mucho de la disciplina para estos torneos que vienen, (porque) hemos cometido errores individuales y colectivos que nos han costado partidos. Hemos tenido mucha gente expulsada y con tarjetas amarillas y eso es malo, porque nos perjudica a todos”, dijo Rubens.

Expresó que “sí se habló con la directiva y va haber multas por parte de ella. El tema del Mundial de Clubes con mi compañero Darwin ya quedó todo resuelto, somos adultos y esas diferencias las vamos a corregir y debemos estar unidos para que el equipo tenga éxito”.

Refirió que ambos hablaron en lo individual, en lo grupal también, ya corrigieron ese incidente con el fin de que este año sea bueno para todo el club, de no sufrir distracciones por el tema de la indisciplina.

Dijo que pulir asperezas “no es para dar un abrazo, un beso o un apretón de manos para salir en la tapa de un periódico”.

Agregó que “nosotros no somos figuras, somos seres humanos que tratamos de hacer nuestro trabajo lo mejor posible y sí, el tema de la indisciplina fue muy cuestionado entre nosotros y de la directiva hacia los jugadores”.

Habló de la renovación de su contrato, al decir que está contento porque es algo que quería al igual que su familia y otros seres queridos, porque siente que le puede dar más al club con el deseo de conseguir un título para festejar el centenario de la fundación de la institución.

A su vez, el colombiano Quintero expuso que su acción de dar un cabezazo a su compañero Rubens durante el Mundial de Clubes fue producto “de calentura del partido por como estaba la situación, por lo que habíamos soñado enfrentar a un club como el Barcelona, que se nos escapó de las manos, y eso me hizo desbalancear”.

También coincidió en que ya lo hablaron, lo arreglaron, que esas diferencias ya quedaron atrás, porque esa acción dio pena para ambos y para el grupo, “de ahora en adelante debemos ver que somos un buen equipo”.

Agregó que no le queda lavar su imagen por lo acontecido, porque ya cumplió con su parte que fue “pedir disculpas a mis compañeros y al cuerpo técnico”, por lo cual en este 2016 “estoy con la misma intención de ganar títulos con el América”.

Respecto a su rendimiento individual que mejoró al final de la pasada campaña, dijo que “desde que me puse la camiseta del América traté de dar lo mejor y creo que la adaptación ya ha sido mejor”.

Al final posaron juntos en medio de una gran expectación para los fotógrafos y camarógrafos por tomar la imagen de la gran unión que se vive en Águilas.

NTX