Llegar a unos Juegos Olímpicos es un sueño hecho realidad para el saltador mexicano Alberto Álvarez, quien ahora tiene como meta colocarse entre los mejores del mundo y demostrar que en este país se puede sobresalir en otros deportes.“Los Juegos Olímpicos me saben a gloria, es el sueño de todo deportista llegar a la máxima justa deportiva y el hecho de hacerlo con un buen nivel, es lo que estamos demostrando, me motiva”, manifestó el competidor de salto triple.

“Vamos a cuidarnos, hacer un entrenamiento específico, lo mejor que se pueda con mi entrenador y tenemos muy buen prospecto para los Juegos. Me siento contento, estamos motivados de que hay nivel en Nuevo León y hay que demostrar que en México se puede destacar en otras pruebas”, expresó.

Álvarez entrena bajo las órdenes de Francisco Olivares, quien también dirige al saltador sonorense Luis Rivera, al que guió para que estuviera en Londres 2012.

El deportista comentó que su meta es saltar en Río de Janeiro 2016 por arriba de los 17 metros, porque ello le permitiría colocarse en la final y ya ahí cualquier cosa podría suceder.

“La meta es buscar arriba de los 17, ya estando ahí todo puede pasar, podemos estar en cualquier lugar, arriba de eso hay muy pocos en el mundo, y con ello, ya estaremos en vías muy buenas para medalla”, señaló.

El atleta mexicano consiguió su boleto a los Juegos Olímpicos en los relevos de Mount Sac, en California, con un salto de 16.99 metros, y ahora buscará superarlo en Río de Janeiro.

Alberto Álvarez recordó que ha tenido que aplicarse a fondo para alcanzar su sueño, “pero con pequeños detallitos, cenar y dormir mejor, cuidar el físico, hacer un calentamiento más preventivo de lesiones y cuando me di cuenta, ya estaba en un nivel competitivo alto”.

El saltador añadió que para él también es importante contar con el respaldo de su familia, “mi papás están muy contentos, a mí todavía no me cae el veinte, estoy muy tranquilo, centrado, no me creo el mejor saltador del mundo, creo que puedo llegar a ser el mejor del mundo, entonces mi mamá está contenta porque desde que salí de mi casa ese era mi sueño”.

NTX