El ministro de Deportes ruso, Vitali Mutkó, escribió hoy una carta al presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAA), Sebastian Coe, en la que le pide que reconsidere la decisión de vetar a los atletas rusos en los Juegos de Río.

“Le pido que defienda a los atletas rusos limpios y conceda la posibilidad de competir en los Juegos de Río a aquellos deportistas que cumplen plenamente los criterios establecidos por el Comité Olímpico Internacional (COI)”, señala la misiva.

Mutkó se refería a que el COI impuso el domingo como principal requisito a los deportistas rusos para acudir a Río el no haber sido nunca sancionados por dopaje y haberse sometido a análisis por parte de agencias antidopaje internacionales.

Acató la decisión de la IAAF de suspender al atletismo ruso y admitió que esos problemas de dopaje tiene su origen en la Unión Soviética, pero asegura que Rusia está comprometida en la lucha contra el dopaje.

El ministro subrayó que la Federación de Atletismo de Rusia (FRA) ha sido completamente renovada siguiendo los criterios establecidos por la IAAF, de forma que no permanece en su estructura ninguna figura implicada en casos de dopaje.

También recordó la comisión independiente creada la pasada semana por el presidente ruso, Vladímir Putin, y adelantó que Rusia está dispuesta a crear junto a la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) un nuevo sistema estatal contra la lacra del dopaje.

“Pero quiero llamar su atención sobre que la responsabilidad debe ser personificada y que todos los deportistas que tienen la conciencia tranquila no deben responder por las violaciones de otros”, apuntó.

Mutkó recordó que, cumpliendo con los criterios del COI, los atletas rusos se han sometido como mínimo a tres análisis independientes de la IAAF en los últimos seis meses.

Considera un error que sean sancionados de manera colectiva leyendas del deporte rey como la doble campeona olímpica de salto con pértiga, Yelena Isinbáyeva, “que tiene una reputación intachable confirmada por los numerosos test a los que se ha sometido”.

También mencionó a Serguéi Shubenkov, campeón mundial y europeo de 110 metros vallas, y María Kúchina, campeona mundial de salto de altura.

La IAAF retiró en noviembre de 2015 la acreditación a la Federación Rusa de Atletismo (FRA) por connivencia con el dopaje, decisión que fue corroborada a mediados de junio pasado, lo que impide a los atletas rusos competir en los Juegos Olímpicos.

Esta decisión fue respaldada el 21 de julio por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), que rechazó el recurso presentado por 67 atletas rusos.

En estos momentos, sólo la saltadora de longitud Daria Klíshina tiene derecho a competir en Río, ya que cumple el requisito exigido por la IAAF de entrenarse desde hace varios años en el extranjero.

Al conocer la decisión del COI, Isinbáyeva denunció la “injusticia” de no poder acabar su carrera en Río, recordó que sus récords convirtieron el salto con pértiga en “la modalidad número uno del atletismo” y criticó la falta de apoyo por parte de las autoridades.

“Nuestra defensa fue muy débil, yo diría que nula. Nadie defendió mis derechos”, escribió en su cuenta de Instagram.

Rusia ha recordado a Coe que él se benefició de los boicots políticos de los Juegos de Moscú 80 y Los Ángeles 84, donde se colgó dos medallas de oro y dos de plata.

 

EFE