Rusia rechazó hoy rotundamente las declaraciones del suspendido presidente de la FIFA, Joseph Blatter, sobre la existencia de un supuesto “acuerdo bajo mesa” para la concesión del Mundial 2018.

“Rusia no se confabuló con nadie. Es absolutamente falso. No hubo, no lo hay y no lo habrá” (confabulación), dijo Vitali Mutkó, ministro de Deportes y presidente de la Unión de Fútbol de Rusia (UFR), a medios locales.

Mutkó subrayó que Rusia “consiguió merecidamente el Mundial y haremos todo lo posible para celebrarlo”.

En una entrevista con el diario “Financial Times”, Blatter reconoció “un acuerdo de caballeros” para que los Mundiales de 2018 y 2022 fueran organizados por Rusia y Estados Unidos, pero que la irrupción de la candidatura de Catar frustró los planes de la FIFA.

Estas declaraciones han cogido por sorpresa a Rusia, cuyo presidente, Vladímir Putin, ha defendido siempre a capa y espada la honestidad de Blatter y arremetió contra EEUU por intentar politizar el fútbol con sus acusaciones de corrupción contra la FIFA.

El Comité Organizador de Rusia-2018 emitió hoy un comunicado urgente en el que subraya que todo se realizó “en estricta consonancia con el código ético de la FIFA y con los reglamentos que rigen la presentación de candidaturas”.

“Los miembros del comité de la candidatura conocieron la decisión del comité ejecutivo de la FIFA al mismo tiempo que el resto del mundo: en el momento en que se anunciaron públicamente los resultados de la votación el 2 de diciembre de 2010”, señala.

Insiste en que dicho comité “no disponía de información alguna sobre la existencia de un acuerdo previo sobre el que hoy informan los medios de comunicación”.

“La candidatura rusa fue abierta y transparente. Nuestra concepción del Mundial contemplada por la solicitud era extremadamente competitiva y estamos convencidos de que ese fue lo que permitió que nuestro país recibiera el derecho a acoger ese grandioso torneo”, apunta.

El propio director general del Comité Organizador de Rusia-2018, Alexéi Sorokin, aseguró que la candidatura rusa desconocía cualquier acuerdo anterior a la votación.

“Puedo jurar sobre la Biblia que no lo sabíamos. Si había gente que tenía clara su postura de cara a la votación, ese es su derecho. Es absolutamente normal, son profesionales y pueden tener una opinión formada mucho antes de las presentaciones”, afirmó.

Esta misma semana, en entrevista con la agencia rusa TASS, Blatter aseguró que Estados Unidos decidió provocar la crisis en la FIFA al perder ante Catar el derecho a organizar el Mundial en 2022.

“Teníamos previsto prepararnos para dos magníficos mundiales: Rusia 2018 y EEUU 2022. En su lugar, hablamos de la crisis en la FIFA”, afirmó.

El suizo manifestó que estaba “convencido en su interior” de que los mundiales transcurrirían “en las dos principales potencias políticas del mundo”.

“Todo iba bien hasta que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se reunió con el coronado príncipe, entonces emir de Catar, Tamim bin Hamad Al Thani”, aseveró.

Seguidamente, agregó, el presidente de la UEFA, Michel Platini, abogó por celebrar el Mundial en Catar.

“Esto mezcló las cartas. Cuatro votos europeos pasaron de EEUU a Catar. En caso contrario, la solicitud norteamericana hubiera ganado por 12 contra 10”, indicó.EFE