El tenista suizo, Roger Federer, confirmó que no jugará Roland Garros debido a los problemas en la espalda que lo han afectado en las últimas semanas. Federer reconoce que la decisión le permitirá extender su carrera aunque lamenta no poder participar en el Abierto Francés.

“Lamento anunciar que he tomado la decisión de no jugar en el Abierto de Francia. He progresado físicamente pero no estoy al cien por ciento y siento que jugar implicaría un riesgo innecesario. La decisión no fue fácil pero quiero asegurar el poder jugar el resto de la temporada y así extender mi carrera profesional”.

Tras el anuncio, la marca de Federer quedará en 65 Grand Slams disputados de forma consecutiva.