Todo fue normalidad en la segunda jornada del Abierto de Estados Unidos dentro de la competición masculina con los triunfos esperados de los favoritos, que encabezaron el inglés Andy Murray, el japonés Kei Nishikori y el argentino Juan Martín del Potro.

Todos ellos colocados en la parte baja del cuadro del que saldrá el rival que luche por el título con uno de los grandes favoritos que hay en la parte alta, donde están el serbio Novak Djokovic (1) y el español Rafael Nadal (4).

Murray, flamante doble campeón olímpico, que cerró la jornada con su debut en la pista central Arthur Ashe, no le dio ninguna opción al checo Lukas Rosol al que venció por 6-3, 6-2 y 6-2.

Todo fue normalidad en el tenis de Murray, un gran saque, excelente resto desde el fondo de la pista, buena volea sobre la red cuando subió y excelente definición de los tantos decisivos.

“Siempre es bueno comenzar un torneo tan duro como el Abierto con el menor desgaste físico posible y buenas sensaciones y eso ha sido lo que ha ocurrido esta noche en mi debut”, comentó Murray. “He llegado en una gran forma al torneo, pero la primera semana es muy dura y hay que reservar fuerzas”.

El próximo rival será el español Marcel Granollers que con su juego desde el fondo de la pista venció en tres sets, por 7-6 (5), 7-6 (2) y 6-4 al veterano argentino Juan Mónaco.

La victoria de Granollers fue la cuarta de la jornada después que en la sesión de mañana y tarde habían también habían ganado David Ferrer (11), Feliciano López (16), ambos por sendos abandonos de sus respectivos rivales en la primera manga, y Pablo Carreño Busta.

Mientras que Fernando Verdasco sucumbió ante Wawrinka e Iñigo Cervantes tampoco pudo con el búlgaro Grigor Dimitrov.

Wawrinka, tercer cabeza de serie, superó con autoridad el duelo ante Verdasco, número 46 del mundo, pero con pasado de Top 10, por 7-6 (4), 6-4 y 6-4, en dos horas y 22 minutos de acción.

Tras una primera manga sin que ninguno de los dos jugadores se hiciese daño con el saque, el suizo volvió a manejar mejor los golpes decisivos en los dos siguientes y al acabar el partido tenía 30 tiros ganadores (37 errores no forzados) y dos breaks, uno en cada set, lo único que necesitó para asegurar la victoria.

Wawrinka, con dos títulos de Grand Slam en su poder (Abierto de Australia y Roland Garros), tendrá de rival en la segunda ronda al italiano Alessandro Gianessi que jugó un partido maratoniano de cinco sets (dos horas y 47 minutos) ante el local Dennis Kudla.

También lo tuvo fácil el pase a la segunda, Nishikori, sexto favorito y reciente bronce olímpico, que venció al alemán Benjamin Becker por 6-1, 6-1, 3-6 y 6-3 tras comenzar arrollador y luego bajar algo el esfuerzo para permitir que el alemán de hiciese la tercera manga.

En su línea de golpes ganadores, Nishikori logró 47 por 22 errores no forzados, que lo tuvieron siempre en control del partido y llegará fresco al duelo que mantenga en la segunda vuelta frente al ruso Karen Khachanov.

Pero si hubo un jugador que fue el centro de atención en la segunda jornada se trató del flamante medalla de plata olímpica, el argentino del Potro, que pudo volver al último torneo de Grand Slam, que ganó en el 2009, gracias a la invitación recibida por los organizadores.

Después de dos años de ausencia por una grave lesión en la muñeca izquierda, del Potro regresó a Nueva York, por la puerta grande y con victoria por 6-4. 6-4 y 7-6 (3) ante su compatriota Diego Schwartzman.

Del Potro confirmó que ha vuelto con fuerza como lo demostró con los triunfos conseguidas ante Wawrinka, Djokovic y Nadal en sus últimos dos torneos, como han sido Wimbledon y Juegos Olímpicos de Rio.

Su rival en la segunda ronda será el estadounidense Steve Johnson, que derrotó al ruso Evgeny Donskoy en cinco sets.

Al margen de los triunfos de los favoritos, la jornada también dejó dentro de la competición masculina nada menos que cinco partidos en los que tuvieron que disputarse los cinco sets, incluido el que protagonizaron el ruso Teymuraz Gabashvili y el italiano Fabio Fognini que duró cuatro horas y 47 minutos.

Mientras que el duelo entre el croata Ivan Dodig y el ucraniano Illya Marchenko, que se decidió a favor del segundo en cuarto mangas, que se decidió en el desempate, duro 77 minutos y el partido concluyó después de tres horas y 50 minutos de acción.

 

EFE