El CSKA Moscú y el Manchester United empataron hoy (1-1) en un partido en el que los ingleses desplegaron su mejor juego sólo en la segunda parte, cuando destacó la visión del español Ander Herrera.

Los rusos se adelantaron y pudieron marcar un segundo gol en el primer tiempo, pero se vinieron abajo tras la reanudación, mientras los ingleses merecieron el empate, aunque al final pecaron de falta de ambición.

El holandés Louis Van Gaal optó por dejar en el banquillo al español Mata y apostó por Herrera y Lingard en las bandas y Martial y Rooney en la delantera.

Mientras, el CSKA puso en liza un equipo muy ofensivo con sólo un jugador de brega en el centro, el sueco Wernbloom, y con el nigeriano Musa con falso interior.

Los rusos se dejaron dominar en los primeros minutos e intentaron sorprender al equipo inglés con rápidas transiciones.

Así, tras varios amagos, una gran internada del lateral brasileño Mario Fernandes fue frenada incomprensiblemente con la mano por el francés Martial, penalti de libro que no dudó en señalar el árbitro español Velasco Carballo.

De Gea, un experto en parar penaltis, se reencarnó en “la Araña Negra” (Lev Yashin) al detener la pena máxima, pero el balón tras golpear el poste fue a parar a los pies del marfileño Doumbia que marcó ante la desesperación del guardameta español (min.15).

El Manchester siguió dominando el partido, pero su posesión era infructuosa, mientras los rusos seguían aproximándose de vez en cuando con peligro al área visitante.

Herrera y Valencia, reconvertido ahora en lateral, intentaba en vano encontrar huecos en la defensa rusa, mientras Martial y Lingard hacían la guerra por su cuenta en algunas acciones individuales y Rooney estaba desaparecido en combate.

De hecho, De Gea volvió a salvar a su equipo a la media hora, cuando Musa robó un balón en el centro del campo y el disparo del delantero local desde unos 35 metros le cogió adelantado, pero reaccionó a tiempo y despejó a córner en una gran estirada.

En la segunda parte Van Gaal no esperó a una posible mejoría en los primeros minutos y en el descanso cambió al alemán Schweinsteiger por el belga Fellaini en busca de mayor remate.

Los problemas para los visitantes podían haber sido aún mayores si el árbitro hubiera señalado un involuntario, pero claro penalti del argentino Rojo en un fallido intento de despeje (min.53).

Con Herrera como faro de todas las jugadas de ataque, el Manchester comenzó a encerrar a los rusos en su área y Rooney tuvo una buena ocasión tras un centro del futbolista vasco, pero su remate de cabeza fue muy centrado.

El empate llegó en otra jugada iniciada por el exjugador del Athletic de Bilbao, que dio un pase medido a Valencia que venía en velocidad y cuyo centro fue rematado impecablemente de cabeza por Martial (min.65).

Ambos equipos parecieron conformarse con el empate, aunque el frío no pudo ser la excusa, ya que en la capital rusa el termómetro marcaba cero grados.

Al Manchester United le sobró academicismo y le faltó sangre para ir a por la victoria en los últimos 20 minutos, justo cuando los rusos parecían faltos de ideas y, lo que es peor, de energía hasta para contraatacar.

De esta forma, ambos equipos suman cuatro puntos y se enfrentarán dentro de dos semanas en Manchester en un partido que pondrá a cada uno en su sitio.

Ficha técnica:

1 – CSKA Moscú: Akinféev; Fernandes, Ignashévich, V.Berezutsky (A.Berezutsky, min.41), Schénnikov; Wernbloom, Yeremenko (Panchenko, min.84), Dzagóev (Sauna, min.87), Tosic; Musa y Doumbia.

1 – Manchester United: De Gea; Rojo (Blind, min.63), Smalling, Jones, Valencia; Schneiderlin, Schweinsteiger, Herrera, Lingard (Depay, min.80); Martial y Rooney.

Goles: 1-0, min.13: Doumbia. 1-1, min.65: Martial.

Árbitro: Carlos Velasco Carballo (ESP). Amonestó a Martial, Fellaini y Herrera.

Incidencias: partido correspondiente a la tercera jornada de la Liga de Campeones disputado en el Arena Khimki de la región de Moscú.

EFE.