El Real Madrid, en su mejor momento tras superar un arranque dubitativo de temporada, iniciará este martes ante el Shakhtar Donetsk el camino hacia su undécima Copa de Europa interrumpido el curso pasado tras caer en semifinales de la competición ante el Juventus.

Como cada año, el estreno en la fase de grupos de la Liga de Campeones trae muchísimas ilusiones en un club que siempre sueña con levantar un trofeo que consiguió hace dos campañas. La eliminación del año pasado en la penúltima ronda rompió la ilusión madridista de lograr dos “orejonas” seguidas y de enfrentarse en la final al Barcelona.

Ahora el equipo comandado por Rafael Benítez, ya con el entrenador italiano Carlo Ancelotti en el recuerdo, intentará caminar con buen paso por el continente desde el primer instante. Nadie quiere confiarse ante un equipo teóricamente menor pero muy peligroso y que, en el grupo A, intentará sorprender y clasificarse con el RealMadrid y el París Saint Germain como favoritos y el Malmoe noruego como cenicienta.

El Shakhtar se encontrará en el estadio Santiago Bernabéu a un equipo con la moral por las nubes tras los dos últimos resultados. El 5-0 ante el Betis de hace dos jornadas confirmó la recuperación goleadora blanca tras varios partidos amistosos y un estreno liguero con pocos goles (el 0-0 contra el Sporting impidió un pleno de victorias en Liga).

Y el 0-6 contra el Espanyol en el estadio de Cornellà-El Prat reafirmó que la apisonadora anotadora funciona y, ya de paso, calmó la ansiedad de Cristiano Ronaldo, que marcó cinco tantos después de firmar siete encuentros consecutivos sin ver portería.

Precisamente bajo los palos también hay nuevos aires. Después del fichaje fallido de David De Gea, que esta semana renovó por cuatro temporadas con el Manchester United, Keylor Navas, que iba a ser utilizado como moneda de cambio en la operación, ha conseguido mantener su portería a cero en las tres primeras jornadas de Liga.

Eso solo lo consiguió el guardameta Miguel Ángel cuarenta años atrás y el costarricense, a base de trabajo, ha conseguido que por fin el debate de la portería, candente durante varias temporadas, finalice de una vez por todas.

Con ese equilibrio perfecto en ataque y en defensa que seguramente hace muy feliz a Benítez, el Real Madrid intentará estrenarse con victoria. Lo hará sin los lesionados James Rodríguez y Danilo pero con la vuelta al once, tras descansar frente al Espanyol, del alemán Toni Kroos.

También tiene opciones de entrar en la alineación el defensa francés Raphael Varane. En la idea de rotaciones de Benítez, es posible que el internacional galo desplace al portugués Pepe para consolidar su política. El resto de jugadores, salvo sorpresa, serán los mismos que doblegaron al Espanyol.

Enfrente, el Real Madrid se verá las caras con un rival correoso, con jugadores que siempre aportan destellos de calidad y que tuvo que eliminar en la ronda previa de la competición al Fenerbahce turco y al Rapid de Viena austríaco.

Es el mejor exponente europeo de la samba brasileña y visitará por vez primera el Santiago Bernabéu sin grandes ambiciones, ya que ha perdido calidad desde que la guerra en Ucrania le obligara a exiliarse.

Sin embargo, ha jugado encuentros oficiales y determinantes desde el verano, y el cuadro ucraniano está un punto más rodado que los blancos. Y, además, en la liga de su país están en forma después de ganar 0-5 al Metalist en la última jornada. Con ese resultado, siguen la estela del Dinamo de Kiev, el líder de la competición tres puntos por encima después de ocho partidos.

El técnico rumano Mircea Lucescu reservó en ese duelo a algunos jugadores para enfrentarse al Real Madrid. Algunos como el mediocentro Maxsim Malyshev, el central Ivan Ordets, el lateral derecho croata Darijo Srna (estaba sancionado) o el centrocampista brasileño Bernard Anício, no jugaron desde el principio del encuentro.

Con la salida este verano de su estrella, el brasileño Luiz Adriano (Milan), y como ocurriera antes con William (Chelsea) o Fernandinho (Manchester City), Lucescu se encomendará a la calidad de su jugador estrella, el brasileño Alex Teixeira, que es el máximo goleador de la liga ucraniana con nueve tantos.

Pero también contará con un bloque compacto en el que brillan otros nombres como el de Marlos, determinante en la fase de clasificación con sus dos goles al Rapid de Viena, o el del delantero Olexandr Gladkiy, de quien espera que recupere pronto su olfato goleador.

El Shakhtar también llegará a Madrid con la inestabilidad del país de fondo. Desde mayo del pasado año juega sus partidos de casa no en Donetsk, bastión de los rebeldes prorrusos, sino en Lvov, en pleno corazón de la Ucrania occidental y nacionalista, con lo que, en muchas ocasiones, tiene en contra a la afición supuestamente local.

Eso les costó el pasado año el título, pero este año están siendo más regulares y sólo han registrado una derrota en 13 partidos oficiales.

Ahora el Shakhtar sueña con las semifinales. El mejor resultado del equipo ucraniano fueron los cuartos que no logró superar en la temporada 2010/11. La pasada, se atascó en los octavos tras caer eliminado por el Bayern de Múnich tras sufrir un 7-0 en la vuelta. Como el Real Madrid, que inicia a toda máquina su camino hacia la “Undécima”, el Shakhtar también desea superar sus propios retos.

— Alineaciones probables:

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo; Kroos, Modric; Bale, Isco, Cristiano; y Benzema.

Shakhtar Donetsk: Pyatov; Srna, Ordets, Kucher, Azevedo; Malyshev, Stepanenko; Marlos, Teixeira, Taison; y Gladkyij.

Árbitro: Ivan Bebek (CRO).

Estadio: Santiago Bernabéu.

EFE.