Con el sobresaliente ala-pívot mexicano Gustavo Ayón como dueño de la batuta, Real Madrid (4-3) le pegó 93-82 a Khimki Moscú (4-3) y sacó “oro molido” de su visita al Krylatskoye Sports Palace, donde cerró la primera vuelta del Top 16 en la Euroliga.Inmerso en el apretado grupo F, el conjunto “merengue” estaba obligado al triunfo en su visita a la capital rusa, para compensar el hecho de que en esta fase ya perdió dos veces como local.

Así que el campeón en turno de esta competencia continental se encomendó al nayarita y éste le respondió desde el arranque, siendo el autor de la primera canasta “blanca”, como preámbulo del “doble doble” que estaba por conseguir.

A lo largo de 35:22 minutos sobre la duela, el “Titán” festejó 24 puntos, 13 rebotes, cinco robos, dos asistencias y dos tapones; el único de sus compañeros que trató de “hacerle sombra” fue Sergio Llull, quien colaboró con 17 unidades, 11 pases y seis rebotes.

El primer periodo fue sumamente reñido y sólo en algún momento, los madridistas alcanzaron a fabricar una ventaja de seis unidades (22-16), aunque ésta se les esfumó rápidamente y al final del lapso inaugural la pizarra dictaba 26 por bando.

Cuando despuntaba el segundo episodio, nuevamente los pupilos de Pablo Laso se fueron seis arriba (39-33), pero en cuestión de instantes se les escapó el control del compromiso y los moscovitas, arropados por su gente, se las ingeniaron para darle la vuelta al marcador e irse al descanso 50-43.

En el amanecer de la segunda mitad, los de casa ampliaron el margen a 10 puntos, sin embargo, el Madrid “resurgió de sus cenizas”, por lo cual emprendió la tarea de recortar y revertir la adversidad.

Guiado por Ayón, el club español se curó las heridas y comenzó su rehabilitación con una buena dosis de triples, patrocinados por Llull, el lituano Jonas Maciulis, así como por los estadunidenses Jaycee Carroll y Trey Thompkins, éste último responsable de por fin devolver la ventaja a los de Laso.

A partir de ahí volvió la intensidad al juego, ninguno de los dos quería ceder otra vez en el tanteador y para la conclusión del tercero, los “merengues” lideraban por magro 71-69; no obstante, después de eso ya no volvieron a soltar el mando de los cartones.

La cátedra del nayarita tocó la cúspide en el cuarto capítulo entre recuperaciones de balón, faltas fabricadas y alguno que otro mate para incrementar su cuota personal; para rematar la obra, Sergio Rodríguez le permitió lucirse con un “alley-oop” que estableció el 93-82 definitivo.

Anotación por cuartos:

Khimki Moscú 26 24 19 13 — 82

Real Madrid 26 17 28 22 — 93

NTX