El volante Raúl López aceptó que luego de quedar fuera de la lista de 18 jugadores de la selección mexicana de futbol para los Juegos Olímpicos de Río 2016, poder integrarse ya con la competencia en marcha es una oportunidad que Dios le otorga.“Es una oportunidad que Dios me manda y así lo tomo. Contento de poder apoyar a la selección en Río y adaptarme lo antes posible”, dijo previo a su viaje a Brasil.

López, quien ocupará el lugar de Rodolfo Pizarro, que causó baja por fractura de peroné, señaló que aunque es triste haber sido llamado por la lesión de un compañero, estar con un representativo nacional se debe valorar.

“No son las condiciones, pero siempre hay que apoyar a la selección, a la selección no se le puede decir que no, estoy contento de estar en una justa olímpica sea como sea”, estableció.

Asimismo, consideró que no tendrá problema para acoplarse al estilo de juego que maneja el Tri bajo el mando del técnico Raúl Gutiérrez, ya que estuvo durante todo el proceso.

“Tenemos muchos años con el ‘profe’ con el equipo, no hay pretextos, hay que adaptarnos lo más rápido posible y llegar al cien por ciento allá”, sentenció.

El Tri Olímpico está obligado a vencer a Corea del Sur el miércoles y así lograr su boleto a la siguiente ronda del torneo de futbol de los Juegos Olímpicos de Río 2016.

 

NTX