La última jornada del grupo C de la Liga de Campeones definirá este martes el primer puesto del cuarteto entre Benfica y Atlético deMadrid, con el triunfo como única vía hacia ese objetivo para el equipo rojiblanco, con billete a octavos desde la pasada jornada y en su mejor momento de la actual campaña.

La derrota 1-2 en la primera vuelta contra el conjunto portugués en el Vicente Calderón, la última esta temporada del bloque entrenado por el argentino Diego Simeone, que desde entonces encadena doce encuentros sin perder, con sólo 4 goles en contra, condiciona todo para el duelo de este martes en el estadio lisboeta.

Allí, un campo de mal recuerdo para el Atlético por la final perdida de la Liga de Campeones contra el Real Madrid hace 18 meses y medio, el 24 de mayo de 2014, sólo vale ganar. Si lo hace, será primero del cuarteto y tendrá un sorteo más favorable en octavos. Si empata o pierde, terminará la fase en la segunda posición del grupo.

Y le esperará un emparejamiento probablemente mucho más exigente, sobre todo porque entre los primeros del resto de grupos ya hay algunos seguros, entre ellos el Bayern Múnich, uno de los adversarios más temibles de la competición, además del condicionante de jugar el encuentro de vuelta de octavos de final a domicilio.

El cruce sería, sobre el papel, más cómodo desde el primer puesto, donde fija su mirada. Nadie duda de su capacidad para ganar en Lisboa al Benfica del argentino Nico Gaitán, un futbolista que le encanta al conjunto rojiblanco, por el que ya se ha interesado en más de una ocasión en el periodo de fichajes y que representa la amenaza más inquietante para su imponente fiabilidad defensiva.

Desde atrás, el Atlético ha tomado velocidad de crucero, con la regularidad que esperaba su técnico desde el inicio del curso y con seis victorias consecutivas que le han situado segundo en la Liga, a dos puntos del liderato del Barcelona, han cerrado su pase a octavos en Europa y han encarrilado su clasificación en la Copa del Rey.

Todo en un mes con pleno de triunfos desde el 8 de noviembre. Desde el 1-0 con el que se impuso al Sporting de Gijón hasta el 0-2 con el que ganó el sábado en Granada, pasando por un 0-1 al Betis, un 1-0 al Espanyol, un 2-0 al Galatasaray y un 1-2 al Reus. Seis partidos ganados… y cinco goles del francés Antoine Griezmann.

Y un solo tanto en contra, la reafirmación de la fortaleza atrás del equipo, con el esloveno Jan Oblak, el portero titular en la Liga y en la Liga de Campeones, imbatido en sus seis duelos más recientes antes de reencontrarse con su pasado, el Benfica en el que despuntó y desde el que dio el salto al club madrileño hace un año y medio.

Junto a él, el argentino Diego Simeone formará este martes con su defensa tipo, con Juanfran Torres, José María Giménez, Diego Godín y Filipe Luis, de derecha a izquierda, y con la posibilidad de algún retoque en posiciones más adelantadas, aunque, en principio, no se prevén cambios en la alineación.

Koke Resurrección y Gabi Fernández son fijos en el centro del campo, el primero ya sea por el medio, dentro de un 4-3-3, o por una banda, en un 4-4-2, igual que seguramente Saúl Ñíguez, con el extremo belga Yannick Carrasco, Fernando Torres y Griezmann por delante. El argentino Luciano Vietto y Óliver Torres podrían ser opciones si el técnico incluye alguna rotación en el equipo inicial.

En Lisboa no estarán ni el portugués Tiago Mendes, que se perderá su tercer encuentro dentro de los cuatro meses que estará fuera de competición por la fractura de tibia sufrida hace una semana, ni el colombiano Jackson Martínez, baja por sexto partido consecutivo por el esguince de tobillo de hace tres semanas con su selección.

Enfrente estará el Benfica, con el que comparte liderato de grupo, los dos con diez puntos tras cinco jornadas, y que cuenta con el aliento de su afición y el talento del media punta argentino Nico Gaitán como principales argumentos para el duelo de este martes.

El encuentro estará repleto de caras conocidas para ambas aficiones, ya que Siqueira y Oblak jugaron con la camiseta “encarnada” y Raúl Jiménez, Sílvio y Pizzi vistieron la elástica rojiblanca. Otros futbolistas bien conocidos por ambas hinchadas son el argentino Salvio y el portugués Tiago, aunque los dos serán baja por lesión.

Con el pase a octavos ya garantizado, los hombres entrenados por Rui Vitória quieren asegurarse el liderato de su grupo y mostrar la mejoría mostrada por el equipo después de un inicio de temporada atribulado.

Tercero en Liga con 24 puntos (8 menos que el líder, el Sporting de Lisboa, pero éste con un partido más), las “águilas” acumulan cuatro victorias consecutivas en la competición doméstica, la última el viernes contra el Académica (3-0).

El gran momento que vive Gaitán; la explosión de jóvenes perlas de la cantera como Gonçalo Guedes, Nélson Semedo o Renato Sanches; y el acierto de cara a gol del brasileño Jonas (11 tantos en 18 encuentros) son los principales puntos fuertes de este Benfica.

Más dudas genera la línea defensiva del emblema lisboeta, especialmente tras la lesión de su capitán, Luisao, cuyo hueco es ocupado por el zaguero argentino Lisandro López.

De hecho, en Portugal se especula largamente con el interés del club luso en hacerse con los servicios del atlético Siqueira ya en este mercado de invierno.

Por el momento, el técnico de los lisboetas recupera ya para este duelo al portugués Sílvio, quien puede jugar de lateral en ambas bandas.

Alineaciones probables:

Benfica: Júlio César; André Almeida, Lisandro López, Jardel, Eliseu; Renato Sanches, Samaris; Gaitán, Gonçalo Guedes, Jonas; y Raúl Jiménez.

Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Filipe; Gabi, Saúl, Koke; Griezmann, Fernando Torres y Yannick Carrasco.

Árbitro: Ovidiu Hategan (Rumanía).

Estadio: A Luz

EFE