El Bayern Múnich parte como favorito para el duelo de este martes en los cuartos de final de la Liga de Campeones contra el Benfica de Lisboa, que sueña con dar la sorpresa y tiene en el goleador Jonas, líder de la Bota de Oro con 30 tantos, su arma ofensiva más temible.

Los bávaros parten como favoritos por historia -nunca han perdido contra el Benfica y sólo una vez han encajado una derrota contra un equipo portugués- y también por la posición que tienen los dos equipos actualmente en el fútbol europeo.

Dentro del Bayern, hay esfuerzos que se dirigen a evitar que se subestime al Benfica como se ve en la advertencia que hizo el presidente del Consejo Directivo, Karlheinz Rummenigge, después de al victoria por 1-0 ante el Eintracht cuando dijo que un rendimiento así no sería suficiente contra los portugueses.

El capitán Philipp Lahm se manifestó de acuerdo pero a la vez dijo que eso era algo que no le preocupaba porque está claro que la intensidad que le ponen los bávaros a un partido de Liga de Campeones es claramente superior.

El Bayern podrá contar mañana con Javi Martínez, que jugó noventa minutos el sábado en la Bundesliga contra el Eitnracht tras haber estado diez semanas de baja por una lesión en el menisco derecho.

El regreso del internacional español es importante como estabilizador de la defensa para los dirigidos por Pep Guardiola, que todavía tienen en la retaguardia las bajas de Holger Badstuber y Jerome Boateng.

Por lo visto en los últimos compromisos, todo apunta a que Guardiola apostará por una defensa con tres centrales, en la que Javi Martínez estaría acompañado por Joschua Kimmich y David Alaba.

Sin embargo, es posible que, cuando el Benfica ataque, el esquema se transforme y el capitán Philipp Lahm regrese del centro del campo a cubrir la banda derecha.

En la parte de ataque, faltará Arjen Robben, con problemas musculares, pero Franck Ribery está otra vez en plena forma y seguramente empezará el partido como extremo izquierdo. En la otra banda es de esperar al brasileño Douglas Costa, a quien Guardiola reservó durante buena parte del duelo contra el Eintracht.

El entrenador del Benfica Rui Vitória, un técnico dialogante al estilo Vicente del Bosque, arrastra tres bajas notables en el sector defensivo, pues siguen lesionados los brasileños Júlio César (meta) y Luisão (central) y el argentino Lisandro López, también defensa.

Vitória escogerá al joven meta brasileño Ederson en el puesto de Júlio César y mantendrá en el eje defensivo al internacional sueco Victor Lindelöf, un defensa de 21 años impecable en el trato con el balón, y al brasileño Jardel.

Junto a Ederson, Lindelöf y Jardel, estarán en la zaga los portugueses André Almeida y Eliseu, laterales diestro y zurdo, respectivamente.

El medio centro lo ocupará el sólido centrocampista serbio Ljubomir Fejsa y el lugar número ‘8’ corresponderá al dinámico Renato Sanches, de 18 años. El argentino Nico Gaitán, el más talentoso del equipo, y el portugués Pizzi completan el medio del campo.

La delantera será para dos nombres en racha, Jonas y el internacional griego Kostas Mitroglou, quien ante el Braga sumó su décimo-octavo gol en el campeonato luso.

Alineaciones probables:

Bayern: Neuer; Kimmich, Javi Martínez, Alaba; Lahm, Xabi Alonso; Vidal; Costa, Müller, Ribery; Lewandowski.

Benfica: Ederson; André Almeida, Lindelöf, Jardel y Eliseu; Fejsa, Renato Sanches, Pizzi y Nico Gaitán; Jonas y Kostas Mitroglou.

Árbitro: Szymon Marciniak (Polonia)

Estadio: Allianz Arena de Múnich.

EFE