Los goles de Aaron Ramsey y Gareth Bale añadieron otra victoria en la histórica fase de clasificación para la Eurocopa 2016 de Gales, que superó en el segundo tiempo el muro en que se convirtieron Andorra y su portero Ferrán Pol durante muchos minutos, en un partido con susto de Víctor Hugo Moreira.

Fue la imagen que marcó el comienzo del encuentro en Cardiff, en el minuto 5, cuando un choque del centrocampista de Andorra con un rival en la pugna por un balón aéreo terminó con Víctor Hugo desplomado, tendido en el suelo y atendido por los médicos durante siete minutos entre los gestos de preocupación de sus compañeros.

El futbolista fue evacuado del terreno de juego en camilla, inmovilizado y con oxígeno en el minuto 12 del duelo. La Federación de Fútbol de Andorra aún no ha ofrecido un parte médico sobre la lesión del jugador, aunque las imágenes de televisión enfocaron a Moreira, recuperado en el banquillo, ya en el tramo final del duelo.

Dos lesionados en los locales, Robson Kanu y Edwards, completaron el viaje hacia el descanso en Cardiff con unas cuantas paradas de Ferrán Pol, insuperable para Gales hasta el minuto 50, hasta que Ramsey aprovechó un rechace para batir al guardameta de Andorra, que recibió el 2-0 en el 86 por medio de Gareth Bale.

– Ficha técnica:

2 – Gales: Hennessey; Gunter, A. Williams, Chester, Davies; J. Williams (Church, m. 86), Ramsey, Vaughan; Robson-Kanu (Edwards, m. 23 (Lawrence, m. 46)), Voke y Bale.

0 – Andorra: Ferran Pol; San Nicolás, Ildefons Lima, Llovera, Rubio; Rodrigues, M. Vieira, Sonejee (Ayala, m. 70), Moreira (Riera, m. 12); Lorenzo (Marc García, m. 81) y A. Sánchez.

Goles: 1-0, m. 50: Ramsey. 2-0, m. 86: Bale.

Árbitro: Kevin Blom (Holanda). Amonestó al local Vaughan (m. 33) y a los visitantes Ildefons Lima (m. 15), Lorenzo (m. 49), Vieira (m. 57), Rubio (m. 58) y Ferrán Pol (m. 65).

Incidencias: partido correspondiente a la última jornada del grupo B de la fase de clasificación para la Eurocopa 2016, disputado en el estadio Ciudad de Cardiff ante unos 31.000 espectadores. EFE