El mediocampista brasileño Rafinha Alcántara podría perderse la temporada ya que, según el parte médico emitido hace unos minutos por el Barcelona, “se confirma que tiene una rotura en el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha”, lo que le llevará al quirófano en los próximos días.

Rafinha se lesionó anoche durante el partido contra el Roma, de la primera jornada de la Liga de Campeones, tras una entrada por detrás del belga Radja Nainggolan.

Después de entrar en el campo en el minuto 61 en la posición de Rakitic, Rafinha recibió una dura entrada a los pocos segundos por parte del belga, por la que tuvo que salir en camilla, y que obligó al Barcelona a realizar un nuevo cambio, en el que ingresó en el campo Javier Mascherano.

Al regresar el equipo a Barcelona, el jugador visitó la Clínica Creu Blanca, donde se le realizaron pruebas que confirmaron la grave lesión, que ya intuía el entrenador, Luis Enrique Martínez, al finalizar el partido, al apuntar: “Parece una lesión fea, muy fea, en la rodilla”.

El Barcelona se encuentra sancionado por la FIFA, y después de algunas consultas realizadas en la pretemporada, el organismo negó al club que pudiese contratar a un jugador en caso de grave lesión de alguno de sus futbolistas.

De esta manera, y si no cambia la posición de la FIFA, el Barça perderá a un jugador importante hasta dentro de muchos meses y no podrá reemplazarlo con una nueva ficha.

El equipo catalán tiene a dos jugadores en la recámara para entrar en acción cuando se abra el período de fichaje de invierno, como son Arda Turam y Aleix Vidal, quienes no pueden jugar ni un minuto con el Barcelona, ni en partido amistoso, debido a la sanción de la FIFA al Barça con un año sin poder entrar en el mercado.

Rafinha se une a la larga lista de bajas en el Barcelona, en la que se encuentran Alves, Vermealen, Douglas y el portero chileno Claudio Bravo.

 

EFE