La potencial décima Copa de los Mosqueteros para el tenista español Rafael Nadal deberá esperar un año más, pues este viernes el exlíder del circuito se retiró de Roland Garros debido a una lesión en la muñeca izquierda.El zurdo de Manacor, quien en esta edición partía como cuarto favorito, anunció en conferencia de prensa su baja del torneo, en el que se encontraba en la tercera ronda y tenía programado como próximo adversario a su compatriota Marcel Granollers.

Luciendo una férula en el antebrazo, el nueve veces campeón sobre el polvo de ladrillo parisino lamentó interrumpir su andar en la “Ciudad Luz”, pero de seguir en la competencia, el riesgo de agravar el problema en la zona afectada era muy grande.

“Sufro desde hace dos semanas. Llegué a París con un poco de dolor, pero cada día se puso peor. Pensé que podría hacerlo, pero ayer (jueves) jugué con una inyección en la muñeca. Esta mañana, no podía moverla y no pude entrenar. Me hice una resonancia magnética y la ecografía, los resultados no son buenos”, admitió.

Visiblemente afectado, aclaró que de momento no hay fractura, pero si no toma las precauciones pertinentes, podría ocurrir eso; sin embargo, quiso probar suerte en el segundo Major de la temporada porque se trata del certamen más importante en su carrera.

“Para ganar el torneo, necesito ganar cinco juegos más y el doctor dijo que no era posible. Es el torneo más importante de mi vida, mi carrera y donde siento que tengo la mejor oportunidad de ganar. El último mes y medio, creí haber encontrado mi nivel. Sé que tendré la energía y la motivación para regresar el año que viene”, confió.

NTX