Con 37 años de edad y casi 20 de haber debutado en Primera División, el defensa y capitán de la selección mexicana, Rafael Márquez, sabe que para mantenerse como referente necesita cuidarse en lo físico, en espera que con eso le alcance para ayudar lo más posible en la Copa América Centenario 2016.

Criticado por hacerse expulsar en la Copa del Mundo Corea-Japón 2002 ante Estados Unidos, algo que muchos calificaron de un acto de impotencia, así como en muchas otras ocasiones, el último gran capitán mexicano se mantiene vigente y disfruta los que podrían ser sus últimos años con el “Tri”.

“Me siento muy bien, aunque también el cuerpo técnico sabe cómo cuidarme, estar siempre al cien por ciento y ojalá que tenga participación en la mayoría de los partidos”, declaró.

Y pese a que es cierto que marcó el segundo gol del equipo y el que prácticamente le dio la victoria sobre Uruguay el pasado domingo en el debut de ambas escuadras en la Copa América Centenario 2016, el zaguero deja en claro que solo fue reflejo de la labor colectiva.

“Todos intentamos poner nuestro granito de arena para destacar, en este tipo de victorias ante rivales de gran jerarquía”, estableció.

Con cuatro copas del mundo a sus espaldas, el ex jugador del Barcelona señala que más allá del buen comienzo que tuvieron, necesitan ser humildes ante rivales que, en el papel, son inferiores.

“México está para ir paso a paso. Ahora nos toca un rival importante de la Concacaf (Jamaica) al que debemos enfrentar con todo respeto”, sentenció.

El cuadro que dirige el colombiano Juan Carlos Osorio llegará esta tarde a Los Ángeles, California, donde el jueves medirán fuerzas con el cuadro caribeño, en el segundo juego de ambas escuadras dentro del Grupo C.

NTX