El líder del Mundial de Fórmula Uno, el piloto alemán Nico Rosberg (Mercedes), y su compañero y rival británico Lewis Hamilton se citan en el Gran Premio de Gran Bretaña en Silverstone para un nuevo duelo, una semana después del apretado y polémico final en Austria del que Hamilton salió ganador.

El duelo continúa en la pista inglesa después de un final emocionante en el Red Bull Ring de Spielberg, donde Hamilton arrebató la victoria a su compañero en la última vuelta merced a un agresivo ataque en el final con toque entre los dos Mercedes, rotura del alerón trasero de Rosberg y cuarta plaza final del teutón.

“Me siento absolutamente desolado, sin duda. Es increíble. Estaba seguro de que iba a ganar la carrera y luego la perdí en la última vuelta”, dijo Rosberg tras la carrera, en unas declaraciones en las que reconoció un problema de desgaste de los neumáticos y un sobrecalentamiento de frenos, pese a lo cual culpó a su compañero de la colisión.

“Nico cometió un error en la curva 1 y tuve una opción por fuera en la curva 2. Creo que le dejé mucho espacio por el interior, pero bloqueó y chocó contra mí. Verdaderamente, creo que fue un problema con sus frenos”, respondió Hamilton, tres veces campeón del mundo (2008, 2014 y 2015).

En Silverstone se plantea un nuevo capítulo de la lucha fratricida entre las dos ‘flechas plateadas’, en la que Hamilton parece haber recuperado la iniciativa, ya que ha ganado tres de las últimas cuatro carreras (Mónaco, Canadá y Austria), después del buen arranque de temporada del teutón, que inició la campaña con cuatro victorias consecutivas.

Tras los resultados del circuito austríaco, la diferencia entre Rosberg y Hamilton en el Mundial ha quedado reducida a once puntos, la diferencia entre los 153 del teutón y los 142 del británico.

Muy lejos, con 96, ha quedado el tetracampeón mundial alemán Sebastian Vettel (Ferrari), retirado en la vuelta 27 del GP de Austria por un reventón del neumático trasero derecho de su monoplaza, que el fabricante italiano Pirelli adujo a “algún resto sobre la pista”. El teutón quedó empatado con su compañero finlandés Kimi Raikkonen, campeón mundial en 2007.

Con este apretado margen se llega a una de las pistas favoritas de Hamilton, donde ha ganado tres veces (2008, 2014, 2015), entre ellas las dos últimas temporadas. Rosberg ha ganado una (2013), Vettel otra (2009) y también Raikkonen (2007). Dos triunfos atesora el bicampeón español de McLaren-Honda Fernando Alonso (2006 y 2011).

El piloto asturiano, en su segundo año en la escudería británica en su reencuentro con el motorista japonés, vivió en Austria su cuarto abandono de la temporada en ocho carreras, aunque insiste en que la mejora de la firma nipona es encomiable para el tiempo de desarrollo que lleva tras su regreso a la Fórmula Uno en 2015.

“A un año y medio de empezar como escudería tenemos más caballos que ningún motorista en Fórmula Uno”, dijo el asturiano en un acto de patrocinio de Honda, esta semana en el circuito de Estoril (Portugal).

Su compatriota Carlos Sainz (Toro Rosso) se ubica por delante suyo en el Mundial, gracias a los puntos sumados en Spielberg, donde se sobrepuso a los problemas técnicos durante el fin de semana y llegó a remontar hasta en dos ocasiones para acabar en la octava plaza.

El madrileño ha sumado puntos en todas las carreras en las que ha podido terminar, exceptuando el GP de Rusia en Sochi, donde fue duodécimo. Este buen hacer le ha valido para ser el primer piloto renovado oficialmente por su escudería para la próxima campaña, antes siquiera del ecuador del presente campeonato.

Otro piloto cuya cotización va al alza es el mexicano Sergio Pérez (Force India), ubicado con buena posición en todos los rumores para pasar a un equipo de potencial superior después de acumular dos podios en las últimas cuatro carreras (Mónaco y Bakú).

Tras un GP de Austria en el que sufrió con la mecánica y tuvo que abandonar en la última vuelta cuando iba octavo, ‘Checo’ llega a un circuito que es sede para Force India y donde tanto él como su compañero alemán Nico Hülkenberg lucharán por hacer un buen papel.

Su compatriota mexicano Esteban Gutiérrez (Haas) intentará en Silverstone confirmar su línea ascendente, ya que después de un mal inicio de temporada con dos abandonos, ha estado al borde de los puntos en tres de las últimas cinco carreras, pero aún así sigue sin estrenarse, mientras su compañero francés Romain Grosjean suma 28.

El circuito de Silverstone, de 5.891 metros de longitud y que vivirá su Gran Premio número 50 en su historia, será el escenario de la novena carrera de la temporada con las 52 vueltas que darán los monoplazas a su trazado el próximo domingo, en el que se combinan rectas y curvas rápidas de pura velocidad, con zonas sinuosas donde el agarre y la tenacidad del piloto son claves.

El suministrador único del campeonato Pirelli ha previsto los neumáticos duro, medio y blanco para una pista exigente con las ruedas y que provoca un alto desgaste. Se prevé que la estrategia más común sea a dos paradas, y no hay que olvidar mirar al cielo, ya que la imprevisible meteorología británica puede provocar el concurso de la lluvia en cualquier momento.

 

EFE