El club Porto se afianzó en la cima de la liga portuguesa al adjudicarse el primer clásico de la temporada por 1-0 sobre Benfica en el estadio del Dragón, compromiso que contó con presencia mexicana.

El estratega del equipo local, el español Julen Lopetegui, apostó desde el inicio con Miguel Layún y Jesús Corona, dejando en la banca al mediocampista Héctor Herrera. Por el otro lado, el delantero Raúl Jiménez observó casi todo el encuentro desde el banquillo.

En la primera parte, ningún conjunto consiguió crear oportunidades claras de gol, las únicas llegadas de peligro de parte de las “Águilas” fueron en tiros de esquina al minuto 8 y al 10, pero en ambas ocasiones el arquero español Iker Casillas se quedó con el esférico.

Para la parte complementaria y con la intención de romper el empate parcial, el entrenador de los “dragones” decidió retirar del campo a “Tecatito” Corona para mandar en su lugar a Silvestre Varela, quien terminó por ser factor clave en la victoria más tarde.

Fue hasta el 85’ que los locales realizaron una triangulación, en donde Varela hizo un pase de tacón para que llegara André André y venciera al guardameta brasileño Julio César, para lograr el 1-0 que sería definitivo.

Con desventaja en el marcador, el técnico del Benfica, Rui Vitória, decidió buscar el empate con el ingreso de Raúl Jiménez al minuto 88’ en lugar del griego Andreas Samaris, pero poco pudo hacer el ariete “tricolor”.

Gracias a la victoria, Porto se mantiene en la cima de la liga de Portugal con 13 puntos después de cinco fechas disputadas, dejando a las “Águilas” en la tercera plaza con nueve unidades.

NTX