El atleta Oscar Pistorius, condenado el pasado jueves por el asesinato de su novia, Reeva Steenkamp, esperará en libertad bajo fianza de unos 600 euros a que la Justicia sudafricana dicte el próximo abril la pena que le corresponde por este delito.

Así lo decidió hoy el juez Aubrey Ledwaba del Tribunal Superior de Pretoria, que aceptó la petición de libertad bajo fianza presentada por Pistorius, a la que no se opuso la Fiscalía, al considerar que no existe riesgo de fuga.

Hasta que conozca su pena, el deportista permanecerá en la mansión de Pretoria de su tío Arnold, donde vive actualmente y que solo podrá abandonar entre las 7 de mañana y las 12 del mediodía y sin salir de un radio de 20 kilómetros.

El abogado del deportista, Barry Roux, anunció durante la vista celebrada hoy que su cliente apelará ante el Tribunal Constitucional la condena por asesinato, por la que se enfrenta a un mínimo de quince años de prisión.

Pistorius fue hallado culpable de asesinato el pasado jueves por el Tribunal Supremo de Apelación (TSA), que revocó la sentencia de 5 años de cárcel por homicidio dictada en octubre del año pasado por el Tribunal Superior al detectar numerosos errores en el veredicto de esta corte.

En la sentencia anulada el jueves, la jueza Thokozile Masipa aceptó la versión de los hechos del acusado -según la cual abrió fuego presa del pánico al confundir a su novia con un intruso- y desechó la condena por asesinato al descartar que tuviera intención de matar.

Sin embargo, el fiscal del caso, Gerrie Nel, presentó el pasado 3 de noviembre un recurso ante el TSA para pedir que el veredicto de homicidio fuera sustituido por uno de asesinato, al considerar que Masipa erró en su decisión.

El TSA dio la razón al fiscal y concluyó que Pistorius sí quiso matar a la persona que se encontraba tras la puerta del retrete, lo que le hace culpable de asesinato.

Tras pasar casi un año entre rejas, Pistorius salió de la cárcel por buen comportamiento el pasado 20 de octubre, para seguir cumpliendo su condena por homicidio -ahora anulada- en la mansión de su tío Arnold en la capital sudafricana.

Oscar Pistorius, que tiene las dos piernas amputadas desde que tenía once meses a causa de un problema genético, se convirtió en los Juegos de Londres de 2012 en el primer atleta con las dos piernas amputadas de la historia que ha participado en unas Olimpiadas con atletas no discapacitados.

El corredor era un icono mundial de coraje y superación en el deporte hasta su caída en desgracia tras matar a su novia en la madrugada del 14 de febrero de 2013 en su casa de Pretoria.

 

EFE