Sin la gran marea de aficionados, a pesar de que Veracruz tiene años de sequía de títulos, el estadio Luis “Pirata” Fuente está listo para albergar la final de Copa MX del Torneo Clausura 2016 entre Tiburones Rojos y Necaxa.

Este miércoles, una vez que ruede el balón a partir de las 21:00 horas, se conocerá al nuevo monarca del certamen copero, donde el favorito por categoría y localía es Veracruz, pero todo se escribirá en el rectángulo verde.

Por lo pronto a un día de la gran final, las taquillas del estadio jarocho están abiertas en busca de que las localidades se agoten y el “Pirata” Fuente luzca abarrotado.

El paso del equipo “escualo” en Liga MX, penúltimo de la tabla y lejos de liguilla, tal vez hizo que los aficionados se lo pensaran dos veces para adquirir su boleto para el choque contra el cuadro hidrocálido, sumado al aumento en el costo de las entradas.

Sin verse abarrotadas las taquillas y con apenas la sombra de los revendedores, sólo los boletos para la localidad general estaban agotados pasado el mediodía, aunque la ilusión está intacta para que el estadio se llene mañana en la noche.

El equipo jarocho concretó su sesión en el Centro de Alto Rendimiento a temprana hora de este martes, mientras en el interior del estadio se afinaron los últimos detalles, uno de ellos arreglar el templete y adorno, donde el equipo ganador lucirá este miércoles el trofeo de campeón.

La cancha luce en condiciones aceptables para albergar el encuentro, aunque sin verse un gran césped, por lo que el balón tendrá uno que otro inconveniente de un pase a otro, pero que no debería afectar el accionar de los clubes.

Tiburones Rojos quiere ganar la Copa MX para también luchar por el boleto México Tres de Copa Libertadores de América 2017 frente a Chivas de Guadalajara, mientras el ánimo en el plantel necaxista quiere elevarse para afrontar de gran manera lo que resta del Ascenso MX.

Dos conjuntos de añeja historia en el futbol mexicano, que han vivido épocas de satisfacción y con paso por categorías inferiores, se medirán mañana en el Puerto, que hasta el momento no tiene el colorido esperado, pero el miércoles, sin duda, será otra cosa.

NTX