A pesar de que la de Hungría es una de las pistas donde más ha sufrido, Sergio Pérez está positivo luego de su primer acercamiento al trazado, donde hoy concluyó entre los diez primeros lugares en el autódromo de Hungaroring.”Ha sido un primer día muy útil, a pesar de que la bandera roja en la FP2 llegó en el peor momento posible y redujo nuestro trabajo en tandas cortas. Hemos hecho bastantes cambios en el coche entre las corridas, por lo que habrá una gran cantidad de datos a analizar para llegar a la mejor puesta a punto tanto para la calificación como para la carrera”, comentó.

Luego de que por la mañana fue 11 en la tabla de tiempos, en la tarde ya con máz ajustes y una idea clara de lo que presenta el reasfaltado acabó en el décimo, mientras su compañero fue noveno y les espera una batalla con los McLaren, que acabaron delante de ellos.

En su sexto año en la máxima categoría del automovilismo, “checo” solo ha entrado en una ocasión en los puntos, y paradójicamente lo hizo con McLaren en uno de los años peores años tanto para el equipo y él como piloto.

En 2013 llegó noveno, y antes en dos ocasiones había terminado fuera de los puntos, y ahora en las dos temporadas pasadas con Force India ha tenido dos abandonos.

Sin embargo, la estadística es algo en lo que menos piensa y está decidido a ir por una buena tajada de unidades. De momento el coche ha tenido un buen rendimiento con las más de 137 vueltas que como equipo han dado a Hungaroring.

“Hemos logrado obtener una gran cantidad de información sobre nuestros recorridos largos y esto debe ser bueno para la carrera. La nueva superficie de la pista es mucho más suave y hay una gran cantidad de adherencia, por lo que es un gran avance en comparación con el año pasado”, señaló.

NTX