El piloto británico Lewis Hamilton triunfó en casa por cuarta ocasión, en una carrera descontrolada en el inicio por el agua y el coche de seguridad, mientras su compañero, el alemán Nico Rosberg, controló los daños con un segundo lugar en Silverstone que le permite seguir de líder.

El holandés Max Verstappen volvió a darle la razón a Red Bull por ascenderlo esta temporada de Toro Rosso con su tercer podio en cinco carreras con el equipo.

El Gran Premio de Gran Bretaña inició con el coche de seguridad por la pista mojada, apenas unos minutos antes del comienzo dejó de llover y la visibilidad no era buena.

Hamilton mantuvo la calma y pudo entrar en momento puntuales para cambiar primero a Intermedios y luego cuando entro por los medios para salir líder y mantener así la posición el resto de carrera, en un día relativamente tranquilo para el británico, que logró su victoria número 47.

Atrás, Rosberg no tuvo tanta comodidad, primero porque tuvo un duelo intenso con Verstappen, quien llegó a estar de líder y lo mantuvieron tercero algunas vueltas.

El teutón se las arregló para regresar a su posición y mantener a raya al holandés en el final de la carrera, cuando estaba experimentado problemas de caja que le quitaron la ventaja que llevaba.

Así Nico consigue un segundo puesto que de momento lo mantiene al frente de la clasificación general, pero solo por cuatro puntos (171) de manera extraoficial, pues cuenta con un incidente bajo investigación que le podría hacer perder la posición. Su compañero Hamilton tiene ya 167 y la lucha está más disputada que nunca entre las dos Flechas Plateadas.

La parte más crítica de la carrera fue cuando se metió el coche de seguridad en la vuelta cinco y ocasionando un auténtico caos en pits, cuando casi todos los pilotos entraron al mismo tiempo a cambiar los neumáticos de lluvia extrema por intermedios. Ahí, el mexicano Sergio Pérez jugó acertadamente su estrategia.

Tras largar décimo el mexicano acabó cuarto por los movimientos de ingresos a cambiar llantas, sin embargo, en la pista era difícil acabar en la posición por el rendimiento real del coche.

El australiano Daniel Ricciardo fue el primero en hacérselo saber, tras darle alcance para mandarlo al quinto puesto.

Luego no pudo defender tampoco esta posición en las últimas vueltas, tras el incesante asedio del finlandés Kimi Raikkonen, quien de estar a seis segundos en apenas un par de giros se quedó justo detrás esperando el mejor momento para usar el DRS y superarlo sin cometer algún error que lo dejara fuera de pista, pues todavía había partes húmedas.

“Checo” no pudo detener lo inevitable, así llegó a la meta sexto en un día que para Force India fue positivo, pues puntúo con sus dos coches, ya que Nico Hulkenberg acabó séptimo.

Atrás cruzó meta el español Carlos Sainz, luego el germano Sebastian Vettel, el gran perjudicado en los ingresos a pits y todavía con una posible sanción por otro incidente de pista. Finalmente, el ruso Daniil Kvyat cerró los primero diez.

Por su parte, el mexicano Esteban Gutiérrez tuvo una carrera sin opciones de puntos, la lluvia no los ayudó a mejorar y tras largar 14 acabó en 16, Mientras que su compañero Romain Grosjean abandonó la competencia.

NTX