El piloto mexicano Esteban Gutiérrez mostró un leve progreso en el Gran Premio de Hungría con la escudería Haas, por lo que se quedó a un paso de lograr su principal objetivo esta temporada.Aunque una penalización lo relegó de lugar 12 a 13 al final de la carrera. Sin embargo, lo positivo fue que pudo tener duelo con otros coches, que en el papel lucen con mejor ritmo, y eso le deja una satisfacción, y ve a la escudería avanzando hacia donde quieren.

“Los neumáticos se comportaron un poco diferente y pues básicamente iba peleando al máximo y realmente nunca tuve la oportunidad de cuidar las llantas. Iba empujando hasta el límite y tomé algunos riesgos”, apuntó.

“Fue una carrera muy divertida desde el principio, algunas peleas y dimos nuestro máximo, pero tenemos que mejorar para ser más competitivos y terminar dentro de los primeros 10”, detalló.

Acerca del castigo que tuvo debido a que ignoró un par de banderas azules de lo cual el ganador de la carrera, el británico Lewis Hamilton se quejó e inclusive dedicó una seña obscena, expresó que le agregaron cinco segundos a su tiempo.

“Es verdad que iba tratando de perder el menor tiempo posible y veces se toman ciertos riesgos que al final se dan, con cinco segundos y pues seguiremos adelante. Fue una carrera divertida y me quedo con lo positivo del día de hoy para seguir empujando con todo en las próximas carreras”, indicó.

Sobre la disputa que mantuvo al final de la carrera con su compatriota Sergio Pérez en el tramo final de la competencia, señaló: “me dio mucho gusto tener esa pelea con Checo (Pérez), creo que los dos dimos todo lo que teníamos, tomamos riesgos y al final se dio una buena pelea”.

NTX