El piloto mexicano Sergio Pérez dio una dura batalla en el Red Bull Ring, pero la exigencia a la que sostuvo el coche terminó por afectar los frenos y abandonó en la última vuelta del Gran Premio de Austria.Justo cuando se apuntaba para llegar en la octava posición, después de largar desde el sitio 16, “Checo” dio una remontada que dejo buenos momentos en la pista como un doble rebase, al español Fernando Alonso y al británico Jolyon Palmer, justo a mitad de la carrera. Siguió avanzando así hasta meterse al Top 10.

Alcanzó la octava posición y tenía ya en la mirada al francés Romain Grosjean, quien venía adelante con una penalización de cinco segundos por excedes el límite de velocidad en la zona de pits.

Sin embargo, en la vuelta final, la misma en la que pilotos de la escudería Mercedes se tocaron, “Checo” Pérez se fue de largo en la curva tres, después de que no le funcionaran los frenos.

“Hay que quedarnos con lo positivo, creo que fue una gran carrera, y con los pocos kilómetros que tuve durante todo el fin de semana, la verdad estoy contento con mi trabajo”, apuntó.

“Una pena porque quería mantener el gran ritmo de llegar de forma consecutivo a los puntos, pero al final no se pudo, pero (estoy) contento y orgulloso con el trabajo que hicimos como equipo”, manifestó.

NTX