El veterano mariscal de campo Peyton Manning, de 39 años, que el próximo 7 de febrero jugará con los Broncos de Denvers el cuarto Super Bowl de su carrera, podría ser el último, de acuerdo a lo que el mismo le expresó al entrenador en jefe de los Patriots de Nueva Inglaterra, Bill Belichick.

La confesión de Manning se dio después que los Broncos ganasen el título de campeones de la Conferencia Americana (AFC) tras imponerse por 20-18.

Manning se dirigió al medio campo para despedirse del pasador de los Patriots, Tom Brady, y posteriormente lo hizo con Belichick con el que conversó en dos ocasiones antes de regresar a la banca para esperar la ceremonia de entrega del trofeo Lamar Hunt a los Broncos como campeones de la AFC.

Ninguno de los dos han querido dar detalles del contenido de sus conversaciones, pero las cámaras de televisión de la cadena NFL Network capturó el audio de las palabras que dirigió el pasador hacia Belichick.

“Escucha, este podría ser mi último rodeo”, manifestó Manning. “Así que claro que ha sido un placer (enfrentarte)”.

Esta no es la primera vez que Manning señala que podría ser el último “viaje” de su carrera, al final de la temporada regular, tras guiar a los Broncos a la victoria sobre los Chargers de San Diego al dejar el banquillo también utilizó esas mismas palabras para indicar que el final de su carrera podría estar cerca.

“Estaría mintiendo si dijera que no estoy pensando en eso”, declaró Manning, de acuerdo al Denver Post cuando se le preguntó si pensaba que éste era su última temporada como profesional. “Creo que después de 18 temporadas como profesional tienes que saber que los cambios llegan, las novedades y también el momento de tomar decisiones”.

La llegada al Super Bowl 50, que los Broncos van a disputar ante los Panthers de Carolina, también le permitió a Manning recuperar dos millones de dólares de salario que le habían sido retirados del contrato para que el equipo pudiese contratar a otros jugadores que les ayudasen a ser ganadores.

Manning, de 39 años de edad, completó 198 pases para 2.249 yardas con nueve touchdowns y 17 interceptaciones en apenas nueve partidos, la peor producción de su carrera sin contar la temporada del 2011 en la que estuvo sin jugar por múltiples cirugías en el cuello.

El veterano pasador, elegido cinco veces Jugador Más Valioso (MVP) de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), ha lanzado para 71.940 yardas y 539 pases de anotación en su carrera, ambas son marcas históricas de la liga.

Su gran rival en el Super Bowl 50, que se va a disputar en el Levi’s Stadium, de Santa Clara (California), será el joven mariscal de campo Cam Newton, de 26 años, el líder y gran figura de los Panthers.

Newton fue responsable de 45 pases de anotación en la temporada regular, lanzó para 3.837 yardas, terminó con un índice de pasador de 99.4 y fue el segundo mejor corredor de los Panthers.EFE