A sabiendas de lo bien que se le da la Copa Fed, la tenista checa Petra Kvitova refirió que se siente optimista, de cara a la final contra el combinado de Rusia, pues además contará con el apoyo de su gente en la Arena O2 de esta capital.

La bicampeona de Wimbledon desea refrendar el cetro para su nación, conseguido la temporada pasada, el cual representaría el noveno en la historia de esta selección y dicho logro lo buscará con los nervios habituales previos a cualquier partido, pero también con la tranquilidad de que ella abrirá la serie.

“Prefiero jugar primero, sin duda. Cuando me toca ver a una compañera jugar el primer partido, siempre estoy un poco más nerviosa, como la primera en entrar en la pista hay un poco de más de presión que lo normal”, señaló, en rueda de prensa.

Desde que debutó en este certamen en 2007, la jugadora zurda se ha consolidado como elemento frecuente del equipo de su país y como carta fuerte para los puntos de singles, en esta ocasión sus exámenes serán Anastasia Pavlyuchenkova, el sábado 14, y Maria Sharapova, el domingo 15.

“Anastasia jugó grandes partidos en pista cubierta hacia el final de la temporada. Ha tenido grandes resultados, está sirviendo muy bien, jugando agresivamente, así que eso es lo que tendré que hacer yo también”, anticipó.

Pero sin importar el ritmo con el cual lleguen sus rivales, Kvitova sabe que la experiencia jugará a su favor en los dos casos, a punto de aparecer en su décimo octava eliminatoria y de empatar a su compatriota Helena Sukova con cuatro títulos en esta Copa Mundial Femenil.

“Tengo un buen récord en la Copa Fed, que me da más confianza. Sé que puedo jugar bien aquí. No sólo estoy jugando para mí, sino por la bandera checa y mis compañeras. Es un sentimiento que no disminuye, es increíble. Me encanta jugar en casa, amo jugar este torneo y formar parte de este equipo”, expresó.

NTX