La tenista italiana Flavia Pennetta pisó por última vez una cancha en calidad de profesional este jueves y aunque con su inesperado adiós dejó poco tiempo para planear su escena final, tuvo la fortuna de hacerlo por todo lo alto, ante la rusa María Sharapova.

En la ceremonia de premiación del Abierto de Estados Unidos hace unas semanas, donde capturó su primer título de Grand Slam, la veterana transalpina dejó boquiabiertos a todos con su decisión de colgar la raqueta al término de esta temporada.

Su regularidad y ese triunfo histórico en Flushing Meadows alargaron su carrera y le permitieron disputar por primera vez, como singlista, las Finales de la Asociación de Tenis Femenil (WTA) con sede en Singapur, donde fue eliminada en el “round robin” con marca de 1-2.

El fin del certamen para ella vino hoy con la derrota al son de 7-5 y 6-1 contra “Masha”, lo cual significó “una buena manera de decir adiós, porque cuando pierdes contra una buena jugadora, no hay muchas cosas para decir. Es una las mejores de la historia”.

“Estoy feliz por haber tenido la oportunidad de jugar este torneo. Creo que haber jugado el último partido contra María es increíble, porque ella es una campeona. No siento como si hubiese sido mi último partido. Tal vez en unos días voy a sentir la diferencia”, confesó la ex líder del circuito de dobles, de 33 años de edad.

De este modo, la ex sexta raqueta del orbe apagó su estrella a 15 años de encenderse y con 11 galardones en sus vitrinas además de 14 placas de finalista, sin olvidar los otros 17 trofeos cosechados en su fructífero andar como doblista.

NTX