Patriotas de Nueva Inglaterra y Acereros de Pittsburgh lucen como los más sólidos contendientes a disputar el título de la Conferencia Americana, de cara a la temporada 2016 de la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL), que arranca este jueves.Pese a que los “Pats” sufrirán la ausencia del suspendido Tom Brady durante las primeras cuatro semanas de la campaña regular, todo parece indicar que entre el genio del entrenador en jefe Bill Belichick y la consistencia del suplente Jimmy Garoppolo pueden mantener la nave a flote mientras Brady puede volver a los emparrillados.

Básicamente sin oposición en el Este de la AFC, Nueva Inglaterra puede confiar en que la estelar dupla de Brady y el ala cerrada Rob Gronkowski, más los refuerzos conseguidos en la temporada baja por el ojo clínico de Belichick, volverá a llevarlos a playoffs e incluso al juego por el título del “joven circuito”.

Acereros, en el Norte, encontrará fuerte oposición en unos renacidos Bengalíes de Cincinnati, que recuperaron al lesionado mariscal de campo Andy Dalton, además de las complicaciones por las suspensiones del receptor Martavis Bryant, por toda la temporada, y del corredor Le’Veon Bell, por dos encuentros.

No obstante, la ofensiva del quarterback Ben Roethlisberger, el receptor Antonio Brown y Bell, cuando por fin regrese, más una defensiva reforzada por la sangre joven del ala defensivo Stephon Tuitt y los apoyadores Ryan Shazier y Bud Dupree deben ayudarles a superar a los “felinos” en la carrera por la postemporada.

Con todo esto y dependiendo los emparejamientos, no parece difícil ver un “choque de titanes” entre Roethlisberger y Brady en el juego por el título de la Americana, sobre todo tomando en cuenta que el actual campeón, Broncos de Denver, se encuentra en medio de una difícil transición en el quarterback.

De hecho, con el retiro de Peyton Manning, que pudo ser, más bien, en beneficio de su equipo, y tras toda una “telenovela” en la competencia por el puesto, que acaparó los reflectores en la pretemporada, los “equinos” podrían tener problemas, incluso, para refrendar el gallardete en la AFC Oeste.

Pese a que se espera que Broncos siga teniendo a la mejor defensiva del circuito, su falta de juego terrestre, más la inexperiencia de Trevor Siemian en los controles le abrirá por completo la puerta a uno de sus acérrimos rivales, Jefes de Kansas City, para hacerse con el título del sector.

Sin contar con una sorpresa por parte de Radiers de Oakland, que ha llevado un proceso de reconstrucción que lo hará peligroso esta temporada, la “tribu” luce como el más sólido contendiente al título del sector.

Esto último debido a una férrea defensiva, que el año pasado fue la número tres de la NFL, más un ataque terrestre liderado por Jamaal Charles y con el siempre confiable respaldo de Charcandrick West y Spencer Ware, más un confiable Alex Smith que compensa su falta de espectacularidad con una buena ejecución en los controles.

El Sur del joven circuito, por otra parte, resulta toda una incógnita con los cuatro equipos aparentemente en igualdad de condiciones para hacerse con el título divisional, aunque con una ligera ventaja para el actual campeón, Texanos de Houston, seguido muy de cerca por el anterior monarca, Potros de Indianápolis.

Las llegadas del quarterback Brock Osweiler, proveniente de Broncos, y del corredor Lamar Miller, de Delfines de Miami, y con el ala defensivo J.J. Watt recuperado de sus lesiones, hacen de Texanos el rival a vencer en la lucha por el banderín del sector.

No obstante, Potros, que mantuvo básicamente el mismo equipo que le valió el título divisional en 2013 y 2014, recuperó, además, al mariscal de campo Andrew Luck, cuya ausencia por lesión desde la semana nueve fue la gran causante de la debacle del equipo en 2015.

Los otros dos equipos del sector, Jaguares de Jacksonville y Titanes de Tennessee, tienen ambos buenas probabilidades, pero dado que ambos se encuentran en plena reconstrucción, todo parece indicar que el título quedará en manos de Texanos o Potros.

NTX