La marcha triunfal de los Patriots de Nueva Inglaterra se extendió por siete partidos consecutivos después de ganar fácil 36-7 a los Dolphins de Miami en el partido adelantado de la octava semana de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

Una vez más el mariscal de campo Tom Brady se encargó de ser la figura de la ofensiva de los Patriots (7-0) al completar 26 de 38 pases para 356 yardas, hizo cuatro envíos de anotación, no le interceptaron ninguno, fue derribado dos veces y dejó en 133,2 el índice de pasador.

Brady tuvo como objetivo preferido en la ofensiva al receptor abierto Julian Edelman al que le mando dos pases de “touchdown”, mientras que el tight end Rob Gronkowski también formó parte de los hombres a los que les fueron los pases que hizo el mariscal estelar de los Patriots.

Gronkowski capturó seis para 113 yardas de avance, incluido uno de 47 yardas, y también colocó una vez el ovoide detrás de la diagonales.

Como lo hizo el corredor Dion Lewis, que fue el atacante más completo por tierra y por aire de los Patriots, que fue el primer equipo en conseguir marca de 7-0 de los cinco invictos que hay actualmente en la competición de la NFL.

Los Patriots tienen marca de 7-0 por segunda vez en su historia y la primera desde que lograron el invicto (16-0) en la temporada del 2007.

El equipo de Nueva Inglaterra han anotado 28 puntos en cada uno de los siete partidos disputados y 30 ó más en seis consecutivos.

“Todo el equipo ha hecho una gran labor, con Brady al frente cada uno sabe lo que debe realizar en el campo, pero además la defensa ha estado brillante y segura”, destacó Edelman al concluir el partido, que se disputó en el Gillete Stadium.

Mientras que el pateador Stephen Gostkowski se encargó de romper la marca de equipo que tenía Adam Vinatieri al anotar el vigésimo sexto gol de campo consecutivo después de acertar con patadas de 52 y 36 yardas.

La derrota fue la primera que sufrieron los Dolphins (3-4) bajo la dirección del entrenador en jefe interino Dan Campbell, que sustituyó en el puesto a Joe Philbin, despedido.

Esta vez, los Dolphins, que en los dos partidos anteriores ante los Titans de Tennessee y los Texans de Houston se habían combinado para 82 puntos, nunca pudieron con la excelente defensa de los Patriots, los actuales campeones del Supr Bowl, que los presionaron constantemente y les dejaron sin capacidad de reacción.

Pero los Dolphins no sólo perdieron por paliza en el campo sino que también sufrieron la baja por lesión del defensivo cerrador Cameron Wake, cuatro veces elegido al Pro Bowl.

Wake tuvo que salir del campo subido en el pequeño vehículo que lo transportó hasta las vestuarios, donde fue atendido de una posible fractura de tendón de Aquiles.

Después de una semana de haber establecido la mejor marca de la NFL con 25 pases consecutivos completados, el mariscal de campo de los Dolphins, Ryan Tannehill, le tocó vivir un auténtico calvario ante la presión de la defensa de los Patriots, que le interceptaron dos balones y no hizo ningún envío de “touchdown”.

Tannehill completó 28 de 44 pases para 300 yardas, fue derribado cinco veces y dejó en 64,6 el índice de pasador.

El dueño de los Patriots, Robert Kraft, fue ovacionado cuando en la ceremonia de homenaje al exjugador del equipo de Nueva Inglaterra, Willie McGinest, dijo que la mejor satisfacción que se siente es derrotar a los Colts de Indianápolis.

McGinest lo consiguió 19 veces y eso según Kraft es motivo de celebración especial por la gran rivalidad que existe entre ambos equipos y más después que los Colts denunciaron a la NFL que los Patriots en la final de la Conferencia Americana (AFC) estaban utilizando balones que habían sido desinflados de forma irregular.

El caso llegó a los tribunales y al final tanto Brady como los Patriots quedaron exonerados de cualquier responsabilidad civil o penal.

 

EFE