El paraguayo Paulo da Silva, defensa y capitán del Toluca, dijo hoy que el equipo está obligado a hacer valer su casa al iniciar mañana su participación en la Copa Libertadores 2016 ante el Gremio brasileño.

“Estamos ilusionados, esa es la palabra porque después de mucho tiempo tenemos otra vez una Copa Libertadores”, dijo Da Silva en conferencia de prensa sobre el compromiso de este miércoles.

“Sabemos que tenemos una obligación de hacernos fuertes de local; tenemos que tratar de ganar porque la Libertadores pasa mucho por ser fuertes en casa”, añadió.

El zaguero destacó que el grupo 6 que integran con el San Lorenzo y Liga Universitaria de Quito es “bastante bueno” porque el Toluca “tendrá el lujo de enfrentar a tres campeones de la Libertadores y eso motiva mucho”.

Sobre la ventaja de jugar a una altitud de 2.700 metros, Da Silva dijo es “relativa” porque si un equipo defiende y controla el balón “no siente la altura ya que ésta se siente a medida que se va desgastando al rival”.

El defensa, de 36 años, anticipó que el Toluca saldrá a presionar y correr ante el Gremio y que en los últimos días han trabajado en la posesión del balón.

“El juego de nosotros será intentando presionar y no dejar que el Gremio tenga el balón”, apuntó.

Dijo que al Toluca le falta “llamar la atención a nivel internacional” y ese es el reto que tienen como equipo y por ello tomarán con seriedad su participación.

“Toluca está para hacer un buen torneo, para competir y con expectativa de superar la primera fase”, finalizó.

El Toluca, que dirige el paraguayo José Saturnino Cardozo, cumplirá su tercera participación en la Libertadores, en 2007 llegó a octavos de final y en 2013 no superó la fase de grupos. EFE