La solidez de la defensiva de Broncos de Denver contra la explosiva versatilidad del mariscal de campo Cam Newton, de Panteras de Carolina, definirán al campeón del aniversario de oro del Súper Tazón, a disputarse este domingo en el Levi´s Stadium de esta ciudad.Con una defensiva que fue el terror de la NFL y que tuvo la virtud de dejar sembrados en el camino a pasadores del calibre de Ben Roethlisberger (Pittsburgh) y Tom Brady (Nueva Inglaterra), Broncos saltará a la grama del Levi´s Stadium con plena confianza en que tiene lo necesario para controlar a Newton.

En sus dos juegos de postemporada, la defensa de Denver “limitó” a Brady a tan sólo 310 yardas en 27 pases completos de 56 intentos, una anotación y dos intercepciones, en tanto el “Big Ben” se tuvo que conformar con completar 24 de 37, con ganancia de 339 yd, sin touchdowns ni intercepciones.

En cuanto a la temporada regular, Broncos puede presumir de haber admitido apenas 283.1 yd y 18.5 puntos por juego, además que sumó 52 capturas de pasador, números que la ubicaron como la mejor de toda la Liga este año.

Vital en este esquema es la aportación del cuerpo de apoyadores integrado por Von Miller, DeMarcus Ware, Brandon Marshall y Danny Trevathan, que enfrentarán a una línea ofensiva que permitió 33 “sacks”.

Integrada por el centro Ryan Kalil, los guardias Andrew Norwell y Trai Turner, y los tackles Michael Oher y Mike Remmers, la línea ofensiva “felina” es parte vital en el esquema del entrenador en jefe Ron Rivera, que busca aprovechar la versatilidad de Newton.

En el calendario regular, Newton tuvo el octavo mejor rating entre los pasadores titulares, con 99.4, y fue el pasador con más yardas por carrera, luego que aportó 636 en 132 acarreos, que, asimismo, lo convierten en el segundo mejor corredor de su equipo.

En las estadísticas de Carolina, el yardaje del egresado de la Universidad de Auburn está solo por detrás del corredor titular Jonathan Stewart, octavo mejor de la temporada regular, con 989 yd en 242 carreras, seis de ellas en las diagonales.

No obstante, el juego terrestre de Panteras será sometido a una dura prueba, luego que enfrentará a la tercera mejor defensa contra la carrera, que admitió apenas 83.6 yd de cada rival y en la que Marshall y Trevathan se combinaron para 211 tackleadas.

Cabe recordar, sin embargo, que Newton no es de los pasadores que corren a la primera provocación, por el contrario, en sus cuatro años como profesional ha mostrado paciencia para buscar a sus receptores dentro de la bolsa de protección.

Y aunque esta cualidad será sometida a una dura prueba ante los “cazadores de cabezas” de Denver, Miller y Ware, quienes acumularon 18.5 capturas en la temporada regular, el receptor Ted Ginn Jr. y el ala cerrada Greg Olsen, además de Stewart cuando cumple labores de recepción, le dan amplias posibilidades a su pasador.

La respuesta de Broncos contra los dos primeros será su feroz defensiva secundaria, conformada por los esquineros Aqib Talib y Chris Jarris Jr. además de los profundos T.J. Ward y Darian Stewart, quienes estuvieron intratables en la campaña regular, en la que solo admitieron a razon de 199.6 yd por juego.

Del otro lado del ovoide estará el estelar mariscal de campo Peyton Manning, veterano de tres supertazones y que podría estar ante su última oportunidad de alzar el trofeo Vince Lombardi, quien podría considerarse el eslabón débil en la ofensiva “equina”.

Si quieren poner sus manos en otro anillo de campeones, los pupilos del head coach Gary Kubiak deberán meterse en el marcador lo más pronto posible, antes de que se le acabe la gasolina al brazo del veterano de 18 temporadas, algo que suele ocurrir pasado el medio tiempo.

Durante el tiempo en que el ex de los Voluntarios de Tennessee estuvo lesionado esta campaña, la ofensiva de Denver mostró serios destellos de calidad, con el suplente Brock Osweiler aprovechando las habilidades de sus receptores Demaryius Thomas y Emmanuel Sanders, quienes aportaron en conjunto dos mil 439 yardas y 181 atrapadas.

En contra de estos, los de Charlotte tienen a la defensiva que más balones recuperó esta temporada, encabezada por el profundo Kurt Coleman, autor de nueve intercepciones, y el esquinero Josh Norman, quien le robó cuatro balones a los receptores rivales.

La mejor carta de los de Colorado es el ataque terrestre, integrado por los corredores Ronnie Hillman y C.J. Anderson, quienes fueron la mejor dupla terrestre en la segunda mitad de la temporada regular, en la que acumularon mil 48 yardas, por apenas 670 que lograron en los primeros ocho juegos.

Pero, si la defensa de Denver fue la número tres contra la carrera, la de Panteras fue la número cuatro, con media de apenas 88.4 yd aceptadas y fue encabezada por el apoyador Luke Kuechly, número 13 en tackleadas, con 118 y quien, además, propició dos balones suelto e interceptó cuatro envíos.

Es indudable que Cam Newton es un fuera de serie y que Rivera ha sabido sortear difíciles escollos, como la defensa de Halcones Marinos de Seattle, número dos de la campaña y a la que venció en el juego de campeonato de la NFL, sin embargo, la historia está de parte de las grandes defensivas.

Ejemplos recientes de ello son los supertazones XXXV y XXXVII, en los que Cuervos de Baltimore y Bucaneros de Tampa Bay salieron airosos con ofensivas mediocres, pero con defensas estelares.

Panteras de Carolina y Broncos de Denver protagonizarán un choque de poder a poder en el Levi´s Stadium de Santa Clara, California, en la disputa por el Súper Tazón 50, que comenzará en punto de las 18:30 horas tiempo del este de Estados Unidos, 17:30 del centro de México.

NTX